El cuerpo humano se caracteriza por estar sustentado a nivel alimenticio en un 100% de agua y el % restante lo componen otros nutrientes que están presentes en los diversos alimentos, sin embargo para mantenerlo en forma es necesario recurrir a un plan alimenticio balanceado , rico en vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y otros.

Sentirse y verse bien depende no solo de lo externo, esto requiere conocer que ingerimos y de cómo nuestro organismo lo asimila.

No es simplemente un saco que llenar para sentir la sensación de saciedad, son órganos y sistemas que necesitan componentes presentes en lo que comemos y que cumplen una función en cada uno de ellos.

Como niños, jóvenes, adultos y ancianos los requerimientos alimenticios son total y absolutamente distintos véase el siguiente ejemplo según estudios científicos los recién nacidos necesitan en su dieta la lactancia materna y al ir pasando sus días de vida este requerimiento ya no es necesario porque el aporte que le brinda pierde efecto en cierto tiempo, lo mismo ocurre con la proteína de las carnes en los ancianos, quienes por falta de piezas dentales y solidez en sus encías no la necesitan y no pueden masticar de la misma manera que antes, entre otros.

Es necesario tomar en consideración la tabla nutricional para cada edad, cada periodo de vida y organismo. No todos los seres humanos necesitan los mismos nutrientes, ni comer en las mismas proporciones. Recordemos que los nutricionistas consideran que el tamaño de una arepa debe ser del tamaño del puño de la mano de cada quien y el consumo de agua superior a 8 ocho vasos diarios. De igual forma señalan que el desayuno debe ser muy sustancioso, el almuerzo rico en todos los componentes pero en menor cantidad y la cena muy ligera, todo esto acompañado de tres meriendas intercaladas durante el día, todo esto solo como recomendación.

¿Qué aportan los vegetales?

Los vegetales tanto verdes como amarillos brindan beneficios a razón de estar sumamente cargados de pro-vitamina A, riboflavina, ácido ascórbico, hierro y calcio.

¿Qué aportan las frutas?

Por su parte estas aportan grandes beneficios por ser ricas en fibra, potasio, fosfato, vitaminas A y C. Las frutas contienen azúcar natural, muchísimo más sana que la comercial dado que esta última se vuelve carbohidrato que atentan contra la buena salud.

Se recomienda seguir algunos pasos para obtener una sana alimentación y un cuerpo sano:

  • No saltes ninguna comida
  • Tomar suficiente agua
  • Consume más frutas y vegetales
  • No le temas a ningún alimento
  • Evita alimentos malsanos
  • Incorpora alimentos funcionales a tu régimen alimenticio.

Tu cuerpo es lo que le das de comer, aprende a alimentarte sanamente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más