Durante el embarazo las Mujeres presentamos diversos cambios, muchos de estas variaciones suelen revertirse una vez nacido el bebé. Entre otros cambios generalmente fisiológicos están las estrías, la pigmentación en zonas de la piel como la cara (cloasma), perdida de cabello y el más temido por las mujeres, el aumento de peso. Estos cambios pueden persistir o incluso empeorar sino se cuida o trata a tiempo.

A través de nuestra alimentación, que debe ser sana no solo por la salud de la madre, sino también por el recién nacido quien se alimenta de la madre a través de la lactancia, realizando actividades físicas que nos permitirán cuidar y recuperar nuestra figura y por último cuidarnos de la exposición solar excesiva.

¿Durante la lactancia podemos hacer dieta?

Cuanto más extenso pueda ser el período de lactancia, mayor beneficio para la madre, puesto que la misma es de gran ayuda para la pérdida de peso, sobre todo si supera un periodo de cinco meses. Algunas profesionales recomiendan alargar este proceso no solo por los beneficios de salud para el bebé sino porque es de gran ayuda para la pérdida rápida de peso en algunas madres que no presenten otra condición que les dificulte la perdida de peso.

Suele ser normal que algunas mujeres descuiden su alimentación durante el embarazo, por lo que esto de manera normal puede hacer que aumenten de peso y quieran seguir algún régimen dietético para regresar a su peso.

No obstante, debemos tomas en cuenta que debemos seguir una dieta balanceada y sana ya que durante la lactancia nuestro bebé se alimenta también de nosotras y por ende no afectar su estado nutricional.

Dieta y lactancia

Al mes y medio de que hayas comenzado el proceso de lactancia, podemos comenzar a cambiar nuestra alimentación. Consumiendo proteínas magras (pollo, pavo), pescado, verduras, hortalizas, frutas frescas y cereales preferiblemente integrales.

No dejes de consumir grasas pero intenta solo consumir aquellas saludables, como el aguacate y los frutos secos. El proceso será lento pero es preferible ya que debemos cuidar nuestra salud y la de nuestro bebé, por esto los cambios deben darse a este ritmo.

¿Qué debemos tener en cuenta?

Antes, durante y después del embarazo, profesionales te prohibirán el consumo de alcohol, tabaco y sustancias psicotrópicas, esta indicación va a perdurar en el periodo de lactancia materna, ya que los mismos pueden traer serios problemas a la salud del bebé e incluso afecta la producción de leche materna, llevando a la disminución de esta.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!