¿Sabes que la candidiasis puede afectar, además de a la vagina, a las mucosas y a la boca? Existen muchas variedades del hongo Candida que forman parte incluso de nuestro flora cutánea, gingival o digestiva. Sin embargo, no es así en el caso de la Candida albicans, que es precisamente la responsable de la infestación vaginal que cursa enrojecimiento, picor y flujo anormal.

Si deseas conocer más detalles sobre esta afección y cómo superarla mediante remedios caseros y naturales, estás en el lugar adecuado.

Diabetes y antibióticos en el punto de mira

Los factores que predisponen a desarrollar una candidiasis vaginal o vaginitis se clasifican en genéticos, fisiológicos y adquiridos.

En este sentido, las mujeres diabéticas, gestantes, las personas tratadas con antibióticos (tetraciclina), corticoides o inmunosupresores, los enfermos de VIH, con linfomas o síndrome de Down son los principales afectados. La maceración y la fricción a la que exponen la piel la ropa húmeda y ajustada son claramente evitables para no facilitar la proliferación de la Candida.

Como ves, la presencia del hongo en tu flora vaginal no significa necesariamente que vaya a prosperar la infección. Esta se produce cuando el sistema inmunitario baja la guardia, disminuye la acidez vaginal (o lo que es lo mismo, aumenta tu ph) o cuando se altera la flora bacteriana de la vagina. Por lo tanto, los cambios hormonales, los anticonceptivos intravaginales, como el DIU o el anillo vaginal, y los antibióticos son una buena fuente de desajustes.

¿Sabes que en un 25-30 % de los casos son los antibióticos los causantes de los desarreglos en la flora microbiana de la vagina?

¿Cómo podemos atajarla?

Su tratamiento es muy sencillo y efectivo. Generalmente suelen prescribirse cremas de uso tópico con clotrimazol, nistatina o miconazol o comprimidos de fluconazol de administración oral.

Si lo que prefieres es lo natural, existen muchos alimentos con los que normalmente cuentas en casa que pueden servirte para tratar esta infestación con garantías previniendo las recaídas. Los Probióticos como el yogur, a ser posible natural, te ayudarán, por vía oral o tópica, a regular la flora bacteriana.

Otros alimentos como el ajo, el vinagre de sidra de manzana, el aceite orgánico de orégano, el del árbol de té o los arándanos, por sus propiedades antifúngicas, son igualmente adecuados para estos menesteres.

Asimismo, recuerda extremar la higiene íntima, ya que algunas veces arrastramos las bacterias del tracto gastrointestinal a la vagina facilitando que la Candida se multiplique incontroladamente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!