Dentro de los poros se encuentran unas diminutas glándulas que producen sebo, sustancia que se encarga principalmente de lubricar e impermeabilizar la Piel, que también es una gran fuente de alimentación para diferentes tipos de bacterias.

Este proceso, no supone un problema hasta que las glándulas sebáceas comienzan a segregar una mayor cantidad de sebo de lo que deberían, obstruyendo los poros y convirtiéndolos así en un excelente lugar para las estas bacterias. Al suceder esto, el cuerpo envía glóbulos blancos a la zona como mecanismo de defensa y para así eliminar todas las bacterias.

Una batalla que produce enrojecimiento, hinchazón y la aparición de un nuevo grano en la parte del cuerpo que está siendo defendida.

¿Qué se debería hacer cuando esto suceda?

Jamás revientes una espinilla, pues al hacerlo rasgas la piel, ocasionando su abertura y dando paso a que las bacterias que viven en tus manos, se alojen en la zona descubierta, arriesgándote así a dejar una cicatriz o peor aún, contraer una infección en la espinilla.

Existen formas de deshacernos de una espinilla sin exprimirla, por ejemplo usando aceite de árbol de ‘tea’, es un anti bacteriano que mata fácilmente a todas las bacterias, para utilizarlo se debe aplicar una pequeña cantidad sobre la espinilla y dejar que actúe toda la noche.

Las cebollas también pueden ser útiles en este caso, ya que contienen una sustancia microbiana que ayuda a secar el grano y eliminar la hinchazón de la zona. Tan sólo corta una rodaja gruesa de cebolla, aplícala directamente sobre tu grano y déjala durante unos 10 minutos. Tendrás que soportar el olor, pero en situaciones desesperadas la cebolla será un gran aliado.

La aspirina también hace maravillas eliminando espinillas de tu cara. Tritura 2 o 3 tabletas de aspirina y mezclalas con unas gotas de agua, obtendrás una pasta que deberas aplicar directamente en tu grano y dejarla así durante unos 10 minutos. La aspirina al igual que la cebolla seca los granos y reduce la hinchazón y el enrojecimiento.

Otros problemas de la piel

Lastimosamente las espinillas no son el único problema de la piel que existe:

1- PUNTOS NEGROS: Se forman cuando el poro se tapa con las células muertas de la piel y debido a la reacción con el oxigeno el poro se vuelve negro. Generalmente aparecen en la nariz, barbilla y en las mejillas.

Para combatirlo puedes utilizar:

  • Limón: Contienen ingredientes naturales que son muy útiles para eliminar la piel muerta y tratar los poros obstruidos. Con la cara limpia, toma una cucharadita de jugo de limón y sumerge una mota de algodón en él, aplícalo sobre tus puntos negros y déjalo actuar durante 10 minutos. Luego lava nuevamente la cara con agua fría.
  • Te verde: Contiene muchos antioxidantes importantes que permiten controlar el exceso de secreción de sebo. Puedes beberlo, lavarte la cara con él o colocar las bolsas sobre tus puntos negros.

2- PUNTOS NEGROS: Se forman cuando las bacterias, el sebo, y las células muertas de la piel quedan atrapados en sus poros.

Para combatirlo puedes utilizar:

  • Mezcla de extracto de Aloe Vera y una cucharadita de limón: Masajea tu rostro con la mezcla durante 3 minutos, retírala antes que pasen los 10 minutos y lava tu cara despues.
  • Aceite de coco: Masajea tu rostro con él y déjalo actuar durante un par de horas.

3- PÁPULAS: Son granos inflamados sin pus y sin ninguna otra sustancia visible en él, generalmente son rosas.

Para combatirlo puedes utilizar:

  • Vinagre de manzana: Mézclalo con un tercio de agua y con una bolita de algodón, aplicado sobre tu piel. Déjalo durante 10 minutos, lava la cara y aplica una crema hidratante. Eliminara naturalmente el exceso de grasa de la piel.
  • Macarilla facial de yogurt y miel: Cerrará tus poros y limpiará tu piel sin resecarla. Debes hacer una pasta con una cucharada de miel y una cucharada de yogurt para aplicarla sobre tu cara. Se secará después de unos 15 o 20 minutos y ese es el momento de exfoliar para eliminar todas las células muertas, luego limpia tu cara con agua y repite el procedimiento cada semana.

4- PÚSTULAS: Pequeñas llagas inflamadas llenas de pus, que pueden aparecer en todo el cuerpo.

Para combatirlo puedes beber jugo puro de jengibre, el cual no solo ayuda a curar las pústulas, sino que también tiene beneficios maravilloso para la salud en general.

5-NÓDULOS: Son granos grandes, sólidos y generalmente dolorosos, se producen cuando los poros ya obstruidos crecen debido a los diferentes tipos de irritación. Es una situación mucho mas grave que necesita un tipo diferente de tratamiento, pero puedes realizar una mascarilla de té verde y miel para que su condición mejore: Necesitas 2 cucharada de miel y una taza pequeña de te verde, combínalos y aplícalos en tu cara durante unos 15 minutos, luego lávala con agua fría.

RECUERDA, en todos estos casos, solo puedes realizar unos pequeños trucos para mejorarlas, pero si no ves mejoras es recomendable visitar a un dermatólogo para un tratamiento más radical.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!