El VPH es una terrible enfermedad vírica que pueden padecer tanto hombres como mujeres y se contrae a través del contacto sexual entre dos personas. En el peor de los casos esta enfermedad puede ser la responsable de cáncer en la vida de las personas.

Su nombre completo es Virus de Papiloma Humano y es más frecuente de lo que imaginamos en lo que a enfermedades de trasmisión sexual se refiere. La enfermedad puede ser muy silenciosa y solo durante un control médico será detectada ya que sus síntomas no son relevantes.

Algo muy interesante es que a pesar de ser una enfermedad delicada puede llegar a desaparecer al primer o segundo año después de haber sido diagnosticada.

De acuerdo a estudios las mujeres [VIDEO] infectadas con el virus del VPH son menores a los 35 años es decir, mujeres con una vida sexual completamente activa.

El virus puede ser controlado

Si la persona sigue instrucciones medicas y algunos cuidados es muy poco probable que se complique. El virus suele provocar verrugas en el área genital de la persona que el médico [VIDEO] sabrá eliminar, es decir, el riesgo a sufrir alguna complicación debido a la infección es mínimo.

Por ello es importante que en caso de que la persona note la presencia de verrugas con un tamaño considerable, picor y sangrado debe acudir de inmediato al médico para que se ponga en tratamiento.

El virus del VPH y el embarazo

Existen diferentes pensamientos sobre la existencia del VPH y un embarazo, por eso nos interesa aclarar ciertas dudas que normalmente una persona en estos casos se plantea.

La primera de ellas es que el VPH no le impide para nada a una mujer quedar embarazada, eso es absolutamente un mito. Tampoco le impide al feto su crecimiento y desarrollo normal dentro del vientre de la madre.

Durante el embarazo la madre puede ser contagiada con el virus si su pareja lo tiene activo y se relaciona sexualmente con ella. Si la madre da a luz al bebé por la vía natural (la vagina) la posibilidad de que el niño sea contagiado con la enfermedad es muy baja, y para ello deben estar presentes las verrugas en los genitales, es por eso que toda persona con el virus se debe mantener en control con un especialista para evitar que las verrugas crezcan y sean cauterizadas, esa es una de las vías para mantener inactivo al virus.

Además los anticuerpos naturales del niño lo protegerán de la infección, a pesar de su contacto directo con ella, sin embargo los niños nacidos de madres con este diagnostico deberán ser monitoreados por un especialista durante el tiempo en que recibe lactancia materna y está propenso a ser contagiado.