La miel es un alimento dulce, viscoso y líquido producido por las abejas y otros insectos relacionados, desde el néctar de las plantas, a través de la regurgitación, la actividad enzimática y la evaporación del agua. Desde la antigüedad, se ha utilizado como alimento y medicina, debido a su alto valor nutricional y poderes curativos. La miel es un agente natural de curación para muchas condiciones de salud . Sus beneficios para la salud y su sabor dulce lo hacen extremadamente útil y versátil.

La miel contiene una cantidad significativa de vitaminas , minerales y antioxidantes. Sin embargo, esto depende del tipo de flores utilizadas para la apicultura.

Afortunadamente, la miel no se echa a perder. Por lo tanto, no se necesita refrigerar ni aplicar conservantes.

Esto se debe a que las bacterias no prosperan debido a sus propiedades antibacterianas . Todo lo que necesita hacer es almacenarlo en un recipiente hermético. La miel no tiene fecha de caducidad.

La actividad antimicrobiana de la miel

La miel tiene propiedades antimicrobianas y antimicóticas. Por lo tanto, a menudo se usa como un antiséptico natural en la medicina tradicional. Durante la Edad de Piedra, antes del advenimiento de los antibióticos, los profesionales médicos aplicaron miel sobre las heridas para acelerar su curación y prevenir infecciones. Cuando se aplica sobre una herida, libera lentamente peróxido de hidrógeno, un compuesto antiséptico producido a partir de una enzima, desinfectando la herida, matando gérmenes y al mismo tiempo sanando la piel fracturada.

Además, debido a la viscosidad de este alimento dorado líquido , crea una capa de curación entre la herida y el vendaje, evitando así la adherencia, el daño tisular y la cicatrización.

Los nutrientes esenciales suministrados por la miel son altamente beneficiosos en la regeneración de tejidos y el crecimiento de nuevos capilares sanguíneos. De hecho, también previene la infección cruzada de heridas.

Otras propiedades medicinales de la miel

La miel contiene casi todos los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita. Contiene carbohidratos como glucosa, fructosa, maltosa, sacarosa, proteínas, vitaminas, minerales, enzimas, agua y fotoquímicos. Promueve una mayor ingesta de potasio y agua, lo que disminuye la gravedad y la duración de la diarrea. Además, previene el reflujo ácido, el flujo ascendente de ácido estomacal [VIDEO] alivia los síntomas del resfrío, el estrés, los problemas de visión, el insomnio, la obesidad , la gastritis, la artritis, la ictericia, la presión arterial alta y muchos más.

La miel se puede mezclar con otros remedios y se puede consumir o aplicar a la piel. Puedes usar la miel como endulzante, mezclarla [VIDEO] en el té y mezclarla en yogurt, avena o cereal.

Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que los niños menores de un año no deben consumir miel. Esto se debe a que el consumo de miel por parte de bebés menores de un año puede ocasionar una intoxicación alimentaria grave que podría causar parálisis conocida como botulismo.