Con la llegada de los temidos 30 empezamos a ser más conscientes del paso del tiempo y comenzamos a querer cuidar más nuestra piel para evitar la aparición de líneas de expresión y arrugas.Esta creencia de que la piel comienza a envejecer a los 30 es una idea errónea que se ha hecho muy popular pero que no es cierta. Aunque pueda parecer incierto, los procesos de regeneración de nuestra dermis comienzan a ralentizarse en la veintena por ello la forma que tengamos de cuidar nuestro cutis cuando somos veinteañeras jugará un papel muy importante en el futuro de nuestra piel.Aún así hay varias pautas básicas que podemos poner en marcha después de los 30 para mantener un cutis sano y joven por más tiempo.

1. Adecua la limpieza a tu tipo de cutis: es muy importante que elijamos el limpiador más adecuado a nuestro tipo de piel o de lo contrario el ritual de limpieza puede llegar a ser más una agresión que un cuidado de belleza. Por norma general las pieles secas necesitan limpiadores en leche o en crema y las mixtas/grasas agradecen los productos para utilizar con agua tales como geles o espumas.

2. Nunca jamás te saltes la limpieza facial: da igual que estés agotada o que sea muy tarde. Irse a dormir con el maquillaje puesto envejece y daña la piel.

3. Da la bienvenida a los serums: a los 30 el cutis es más exigente y necesita un cuidado extra para mantenerse en buenas condiciones. El uso de un serum antes de tu crema habitual potenciará su efecto y aportará beneficios extra tales como acción antiedad, extra de hidratación, piel más luminosa.

Vídeos destacados del día

Elije el que más te convenga.

4. Usa una buena antiedad: aunque parezca obvio hay gente que piensa que con 30 años es demasiado pronto para usar una crema antiarrugas. Falso: la edad perfecta para comenzar a usar este tipo de producto es entre los 23/25 años.

5. Exfolia y aplica mascarillas: debe ser un tratamiento semanal obligatorio. Si tienes la piel grasa incluso puedes exfoliar tu cutis un par de veces a la semana. Las mascarillas elígelas según las exigencias de tu piel: hidratantes, reafirmantes, revitalizantes, etc.

6. Protección solar a todas horas y todos los días: el protector solar es el mejor tratamiento antiedad que puedes usar ya que gran parte del envejecimiento que sufre la piel es provocado por los rayos solares. Hay que usar un producto con un SPF de 20 como mínimo durante todo el año (incluso en invierno) y siempre que salgamos a la calle.

7. Elije buenos productos y buenos ingredientes: invierte todo lo que puedas en los productos destinados al cuidado de la piel y elije productos low cost para el maquillaje.

El ácido hialurónico y la vitamina E serán dos buenos aliados para afrontar el paso del tiempo con buena cara.

8. Pásate a la cosmética natural: el uso de químicos en los cosméticos provoca alergias, sensibilización de la piel, rojeces y más problemas cutáneos que podemos evitarnos usando cosmética natural. Hoy en día existen cientos de opciones donde podemos elegir para cuidar de forma saludable nuestro rostro.

9. Deja que tu piel respire: maquillarse a diario asfixia y tapa los poros de la piel. Al menos deja un día a la semana para lucir tu piel sin maquillaje. Lo agradecerá.

10. Dale un extra gracias a la nutricosmética: existen en el mercado diversos productos con colágeno, ácido hialurónico y vitaminas antioxidantes que ayudan a la piel a mantenerse en buen estado. Cuídate desde dentro y verás los resultados en el exterior.