Después de aprender a contornearnos el rostro lo máximo posible con la técnica del contouring o a iluminar nuestra piel como si realmente tuviera luz interior con la técnica del strobing. Ahora nos llega desde Asia una nueva y revolucionaria técnica de belleza que consiste en preparar nuestro rostro aplicando varios productos hidratantes antes de poder aplicar nuestra base de maquillaje. Esta nueva #Moda de belleza se llama #Layering y consiste  básicamente en en la superponer diferentes sérums en el rostro para obtener un resultado completo y efectivo en cuanto al tratamiento de nuestra piel.

Sin embargo, como todos los procesos de maquillaje que requieren de cierta técnica y experiencia, necesita unos cuantos consejos y trucos para conseguir el resultado perfecto.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que no debemos pasarnos en la cantidad de productos que aplicamos. Lo más aconsejable es aplicar como máximo 3 sérums o cremas diferentes. Aunque siempre es más apropiado aplicar sérums en vez de cremas porque éstos son capaces de llegar y tratar a las capas más profundas de la piel, mientras que las cremas solo llegan a las más superficiales. 

Otro punto a tener en cuenta es el tiempo que dejamos entre aplicación y aplicación, que los podamos aplicar a la vez no significa que no tengamos que esperar a que la piel los vaya absorbiendo uno a uno. Lo ideal es esperar unos minutos antes de aplicar el siguiente sérum aunque todo depende de la piel por lo que si vuestra piel lo absorbe en 15 o 20 segundos, no hace falta esperar más tiempo para aplicar el siguiente tratamiento.

Vídeos destacados del día

Además, debemos de tener en cuenta la textura y el tipo de problema que queremos solucionar con cada uno. Lo mejor es aplicar primero el más ligero de todos o en su defecto, aquél que vaya a tratar el problema que más nos interesa solucionar. 

Pero sobre todo, no debemos olvidarnos nunca de aquellos tratamientos específicos que usamos cada día como por ejemplo el contorno de ojos. Éste será siempre el primer tratamiento que aplicaremos sobre la piel, y después ya los sérums.

Por último, debéis de saber que esta técnica no debe usarse sólo antes del maquillaje, sino también antes de acostarnos para que al levantarnos nuestra piel ya luzca radiante. No es necesario que lo llevemos a la práctica todos los días porque es un proceso que conlleva tiempo y dedicación, pero si realmente queréis notar resultados, lo mejor es que lo hagáis al menos 2 o 3 días a la semana.

El resultado será una piel perfecta, con todas sus necesidades cubiertas y un aspecto radiante con o sin maquillaje. ¿Y vosotras, os atrevéis a poner en práctica esta nueva moda? #Google #Calidad de vida