La tos es uno de los síntomas más comunes de #Enfermedades que afectan a las vías respiratorias. Se trata de un estímulo reflejo voluntario o involuntario que es necesario para limpiar las vías respiratorias de secreciones o partículas presentes y, por lo tanto, representa un mecanismo de defensa. Hoy nos centraremos en la tos seca, es decir, la que se produce en ausencia de secreciones respiratorias (mocos).

La tos seca se da por una irritación de las vías respiratorias que provoca la liberación de numerosas sustancias que estimulan los receptores nerviosos. El origen de esta forma de tos la mayoría de las veces es a causa de la inhalación de sustancias irritantes (humo, polvo, etc.), que pueden dañar la mucosa respiratoria.

Pero también la causa la agresión de virus. Incluso puede ir acompañada de asma.

Cuando los receptores nerviosos de las paredes de las vías respiratorias entran en contacto con agentes irritantes, envían un impulso al cerebro (conocido como "centro de la tos"), que, a su vez, cierra la tráquea y contrae el diafragma, de manera que comprime violentamente los pulmones. Por eso se da un aumento de presión que provoca esta expulsión violenta de aire, la tos. Si la tos es persistente, puede desencadenar un círculo vicioso doloroso. En ausencia de moco el paso violento del aire cada vez que tosemos irrita aún más las vías respiratorias y se agudiza el efecto.

Como ya hemos dicho se trata de un mecanismo de defensa y, como tal, no debe ser eliminado, pero sí podemos atenuarlo. Los medicamentos que se administran suelen ser sedantes locales en forma de jarabes, gotas o pastillas que contengan dextrometorfano, butamirato o dropropizina, que actúan bloqueando los receptores de las vías respiratorias y la actividad del centro de la tos.

Vídeos destacados del día

Sólo de deben utilizar cuando la tos se vuelve insoportable y dolorosa, antes de dormir o cuando impide realizar las actividades diarias normales.  Eso sí, si la tos se produce en niños es esencial seguir las instrucciones del pediatra.

Una ayuda natural contra la tos es la miel, un remedio casero que parece haber cumplido a favor de la ciencia. Es recomendable tomar un vaso de leche caliente con miel antes de acostarse. O tomar una tisana de malva o tila para calmar.

También es bueno usar ambientadores con aceite de ciprés, eucalipto o lavanda. Y tratar de que el ambiente no quede muy seco. En este caso podríamos hacer uso de humidificadores.

Recientemente se ha descubierto que el chocolate es un aliado contra la tos persistente. Así lo confirma un estudio realizado recientemente por el Imperial College de Londres (Reino Unido) en el que aseguran que la teobromina que contiene el cacao tiene efectos antitusivos más eficaces que la codeína de los jarabes. Actúa reduciendo la actividad del nervio vago que provoca la tos.

En cuanto a la fitoterapia también se pueden emplear infusiones de hierbas sedantes, como la cal, malva o violeta: Incluyendo se puede hacer uso de remedios de homeopatia contra de la tos seca, en particular el uso de Byronia. #Medicina natural #Calidad de vida