Se estima que en España cada año se consumen hasta 6kg de café por ciudadano y casi siempre se tiran los posos de café molido a la basura, pero eso es un error! ¿Sabes cuántos usos puede tener este posos y que "tesoro" que estamos tirando?. Hoy os voy a enseñar para qué podemos utilizarlos. 

- Para contrarrestar los malos olores, los posos del café son excelentes absorbiendo la peste de las cosas. Basta con colocar en el refrigerador una taza (abierta) y dejar que se desprendan los exquisitos aromas del café. También se pueden llenar bolsas de paño seco con los posos y ponerlos dentro de los armarios para contrarrestar el olor a humedad. 

- Para desodorizar ambientes. Es parecido al anterior pero algo distinto.

En este caso mezcla de café molido con un poco de agua y canela y deja que se evapore el perfume a fuego lento.

- Para el cabello frotar los posos después de haberte aplicado el champú y deja actuar durante 10 minutos, luego enjuaga de nuevo. Ayuda a prevenir la caspa,la caída del cabello y además logra darle brillo al pelo castaño.

- Para las manos mientras cocinamos. Normalmente usamos ingredientes como ajo, cebolla o pescado que pueden dejar un olor desagradable en las manos. Utiliza estos restos de café para eliminar ese olor. Luego limpia las manos con agua y listo.

- Para el cuerpo. Es ideal para preparar un exfoliante mezclando el café con unas cucharaditas de aceite de oliva. La mezcla resulta ser un exfoliante natural excelente, nutritivo, económico y biológico. Seguro que te gustará.

Vídeos destacados del día

- Para los muslos y las nalgas y la celulitis que tanto cuesta eliminar. Solo necesitas mezclar el poso del café con 1 cucharada de gel de baño y 1 cucharada de agua tibia (también puedes agregar 1 cucharada de arcilla verde). Difunde bien la mezcla realizando un masaje a fondo y dejando luego que repose durante 10 minutos. A continuación, elimínalos con una ducha tibia o fría. Las partículas de cafeína penetran en la piel aportándole elasticidad y un brillo espectacular.

- Para las plantas. Utilizar los fondos como abono y fertilizante es de lo más recomendable ya que contienen nutrientes importantes como calcio, nitrógeno, potasio, magnesio.. Sólo hay que poner la parte inferior del café frío en macetas o directamente en la tierra. Si prefieres un fertilizante líquido, agrega 2 tazas de café molido a un cubo de agua, dejar en infusión (es decir,de 10 minutos a 15 minutos) y luego extenderlo sobre las plantas de jardín y las macetas. Tendrás un jardín precioso y lleno de vitalidad.

- Para protegerse de los insectos. Son ideales porque al ser ácidos son verdaderos repelentes, especialmente para hormigas y caracoles.

Hay que difundir un poco de polvo en las áreas críticas de la casa. Las babosas y los caracoles se mantendrán bien alejados.

- Para pulir ollas y vasos después del lavado normal, frota para quitar la pátina de minerales (no lo haga con los platos o puede colorea dónde están los arañazos habituales).

- Para quitar las manchas en los muebles. Moja un paño, añade los posos y luego frotar al momento el mueble que quieres limpiar. Elimina incluso manchas difíciles como las de jarabes azucarados, refrescos, etc. Es más, con el café en polvo, es posible eliminar los arañazos de los muebles de madera clara

- Para colorear las telas. Se logran tonos cálidos y un efecto envejecido en los hilados. 

- Para encender el fuego. Enrollar el periódico y espolvorear con fondos en polvo (es el combustible perfecto).

- Para la limpieza de los desagües.