Ingerir alimentos o beber puede afectar a la acción de los fármacos, reducir la eficacia de éstos o incluso aumentar la toxicidad o causar efectos secundarios. Algunos principios activos no se llevan bien con ciertos alimentos y pueden causar reacciones adversas. Es por ello que la Food and Drug Administration (FDA) ha publicado una guía para explicar las interacciones entre medicamentos y alimentos y evitar las combinaciones más peligrosas.

Algunas de las preguntas más comunes son:

¿Lo tengo que tomar con el estómago lleno o vacío? Algunos medicamentos pueden trabajar más rápido o más lento, mejor o peor, si se toman con el estómago lleno o vacío.

hay que preguntar siempre al médico o farmacéutico. Los medicamentos que se deben tomar con el estómago vacío se deben tomar hasta una hora antes de comer o dos horas después de comer.

¿Se puede tomar cafeína? Incluso la cafeína es peligrosa así que mejor que compruebes las etiquetas antes de comer o beber nada. Algunos alimentos y bebidas con cafeína son el café, refrescos de cola, té, chocolate, energydrinks y otras bebidas no alcohólicas. Obviamente, es mejor tomar los medicamentos sólo con agua.

¿El consumo de alcohol es malo? Sí, el efecto de un medicamento puede cambiar si se toma con o sin alcohol. En la guía de la FDA encontraréis toda la información en cada caso. Por ejemplo, para los tratamientos de alergias con antihistamínicos hay que evitar el consumo de bebidas alcohólicas, ya que puede aumentar la somnolencia causada por estos medicamentos.

Vídeos destacados del día

O con los analgésicos como el paracetamol se debe evitar también el consumo de bebidas alcohólicas ya que puede aumentar la posibilidad de causar daños en el hígado.

En cuanto a los AINE, es mejor tomarlos con alimentos o leche, evitando el consumo de bebidas alcohólicas porque aumenta el riesgo de sangrado estomacal.

Incluso con analgésicos narcóticos deben evitar el consumo de bebidas alcohólicas, ya que puede aumentar el riesgo de efectos secundarios peligrosos tales como el coma e incluso la muerte.

Si tomamos broncodilatadores, lo mejor es evitar el consumo de alimentos y bebidas que contienen cafeína, ya que puede aumentar el riesgo de efectos secundarios, como la excitabilidad, nerviosismo y taquicardia... y el consumo de bebidas alcohólicas puede aumentar el riesgo de efectos secundarios tales como náuseas, vómitos, dolor de cabeza e irritabilidad.

Para #Enfermedades cardiovasculares, los inhibidores de la ECA se deben tomar una hora antes de las comidas. ¿Por qué? Porque pueden aumentar la cantidad de potasio en el cuerpo que puede ser perjudicial y causar una alteración en el ritmo cardíaco y dar lugar a palpitaciones.

Además, hay que evitar comer grandes cantidades de alimentos ricos en potasio como por ejemplo plátanos, naranjas, verduras de hoja verde y sustitutos de la sal que contengan potasio.  

Si se toman anticoagulantes tipo warfarina, nunca debe asociarse con el ajo o la cebolla porque su alto contenido en vitamina E hace que aumente el efecto anti-coagulante, lo cual puede dar terribles consecuencias.

Los antidepresivos no deben tomarse nunca con vino, palta o cerveza porque causaría una reducción de la tensión fuerte y puede ser muy peligroso.

Un clásico que además suele hacerse mal es el caso de los antibióticos. Nunca deben tomarse con leche porque hace que no se absorba bien y entonces se reduzca su efecto. No estaríamos tomando la dosis que necesitamos y el efecto del antibiótico se reduce drásticamente.  #Calidad de vida