Desde luego no son buenos momentos para el rey emérito, Juan Carlos I, tras la publicación de las conversaciones de su anterior amante [VIDEO], la princesa danesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Con una graves acusaciones sobre tráfico ilegal de influencias y el cobro de importantes comisiones. Todos estos hechos han pasado factura al padre de Felipe VI y hasta el punto de que estos días ha sufrido un episodio de ansiedad durante su estancia estival.

Este hecho se ha producido en su visita a la localidad gallega de Sanxenxo a donde ha acudido como suele hacer todos los años para disfrutar de una de sus actividades favoritas, como es la vela.

En esta ocasión, la llegada del monarca español ha sido recogida por las cámaras de televisión y ha evidenciado un estado anímico y físico muy deteriorado.

Hasta el punto, y que a diferencia de otras ocasiones, ha llegado al puerto de este centro turístico sin saludar a los ciudadanos y algo más grave, sin detenerse ante los medios de comunicación, tal y como suele hacer en esta clase de viajes.

No hay ninguna respuesta por parte de la Casa Real

Este estado debilitado por parte de Juan Carlos I coincide con el silencio oficial por parte de todos los miembros de la monarquía española. Han pasado ya cuatro días desde que apareciesen las sorprendentes cintas que tiene como protagonista a Corinna y su ex amante no las ha puntualizado. Ni tan siquiera a los deseos de buena parte de los grupos políticos presentes en el Congreso de los Diputados para que vaya al parlamento para aclarar [VIDEO] estos graves hechos.

Por otra parte, tampoco desde el entono de Felipe VI se ha dado respuesta a esta demanda por parte de la sociedad española. Tan solo las informaciones por parte de algunos medios digitales sobre la preocupación que tiene en estos momentos el monarca. Algo que sorprende a los corresponsales de la prensa extranjera, ante la gravedad de las acusaciones.

Pilar Eyre afirma que el monarca ha tenido atención médica

Este ataque de ansiedad que ha tenido Juan Carlos I ha sido confirmado por una de las periodistas que mejor conocen a los Borbones como es Pilar Eyre. En donde ha llegado a declarar que “el rey emérito está pasando los peores momentos de su vida y hasta me han dicho que ha tenido un ataque de ansiedad que ha requerido de atención médica”. En especial, por las nuevas revelaciones que pueden divulgarse en los próximos días y con acusaciones aún más graves. En donde, según los analistas políticos, es la propia monarquía la que está en juego.