La venganza del comisario Villarejo se ha materializado de una forma muy contundente en contra de los intereses de la monarquía española y muy en concreto de Juan Carlos I. Han aparecido los decisivos audios en los que Corinna zu Sayn-Wittgenstein acusa muy contundente al rey emérito sobre el uso de fuertes sumas de capital en Suiza. La gran mayoría de ellas estarían bajo el nombre de un primo del monarca como es Álvaro de Orleans y Borbón. Pero sus denuncias van aún más lejos y pueden constituirse en todo un terremoto para esta institución en España.

Anuncios

Una de las acusaciones más graves que lanza “la amiga tan entrañable del Rey” es que fue utilizada como testaferro en estas transacciones económicas. En el audio, Corinna zu Sayn-Wittgenstein admite que esto fue posible, “no porque Juan Carlos le quisiese mucho, sino por el hecho de residir en Mónaco”.

También apunta en estas conversaciones con Villarejo que el jefe de los servicios secretos del estado (CNI), Sanz Roldán llegó a amenazarla de muerte, tanto a ella como a sus propios hijos.

Vuelos misteriosos que salen desde Torrejón de Ardoz

Otro de los episodios más sórdidos que cuenta la danesa y que han quedado reflejados en las cintas que han aparecido en algunos digitales españoles es que desde esas cuentas se pagan vuelos privados que salen de Torrejón con destino a Los Ángeles.

Por otra, las revelaciones más interesantes que depara la lectura de este material informativo es que presumiblemente el dinero albergado en esas cuentas por parte de Juan Carlos I se podría haber beneficiado de la amnistía fiscal que fue aprobada por el gobierno de Rajoy en el año 2012. Se permitió repatriar los fondos opacos a cambio de un coste fiscal muy beneficioso para sus intereses personales.

Estos hechos eran rumores que estaba en la calle, pero que se han ratificado en estas escandalosas declaraciones por parte de la figura de la antigua amante del anterior Rey de España.

Anuncios

Operación para salvar a la infanta Cristina

“Han dicho, mejor Iñaki y Corinna que Iñaki y Cristina y todo esto es muy peligroso” apunta Corinna en otro momento de la conversación con el comisario Villarejo, en clara referencia de que uno de los objetivos de la monarquía española era salvar la corrupción en la infanta Cristina.

Hasta el punto de decir que el caso Nóos supuso el principio en el distanciamiento en la pareja. No en vano, admite que intentó varias veces que los abogados del padre de Felipe VI se reunieran con los suyos.