Este jueves, la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, ha decidido que el fugado Puigdemont sea extraditado a España solo por un delito de malversación de fondos públicos, y no por el de rebelión, como también solicitaba el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena en su euroorden.

Como ya expresaron al principio del proceso judicial, los jueces alemanes no entendían que el delito de rebelión que se le atribuía al expresidente en España fuera extrapolable al de alta raición en Alemania. Esta es la razón por la que siempre se han negado a cumplir con la solicitud de Llarena en su apartado de rebelión.

Cuando el magistrado español retiró la euroorden para modificarla y añadir el delito de malversación de fondos públicos, la Audiencia Provincial alemana estudió de nuevo el caso.

Ahora es el momento de que el juez instructor, Llarena, se pronuncie. Tiene tres opciones: aceptar la extradición solo por malversación, lo que implica que Puigdemont solo podrá ser juzgado por ese delito y no por rebelión, recurrir a instancias de la Unión Europea o rechazar la extradición y "condenar" al expresident a un "exilio" indefinido.

Reacciones en España

Las reacciones a esta sentencia de los partidos políticos de nuestro país no se han hecho esperar. El presidente Sánchez no ha entrado a valorar la sentencia, la respeta y ha dicho que "los que tomaron parte en los hecho en el 1-O serán juzgados en España".

Desde PP y Ciudadanos respetan la sentencia pero expresan su descontento y desacuerdo, cuestionando la utilidad de las euro órdenes. Desde el PP se ha pedido al Gobierno que defienda los intereses de España ante la Unión y, que se suspenda temporalmente el espacio Schengen en nuestro país.

Como no podía ser de otra manera, los independentistas están exultantes y defienden que la sentencia desacredita la causa abierta por el juez Llarena.

Torra dice que todo ha sido un relato ficticio creado por el Estado español, que no hay delito alguno, y Puigdemont exige "la liberación inmediata de sus compañeros y compañeras encarcelados".

Trascendencia de la sentencia

Son muchos los magistrados de nuestro país que difieren tanto en la actuación de los tribunales alemanes como en su interpretación.

Primeramente, las euro órdenes no fueron creados para que el tribunal extranjero entrara a valorar las imputaciones del tribunal que cursaba la orden, sino para que, si había ese mismo delito en el país receptor, se entregara inmediatamente al fugado.

También es importante observar que un tribunal provincial de un país extranjero en su sentencia, sin conocer lo ocurrido, dice al juez Llarena cuáles son las verdaderas intenciones de Puigdemont.

Es comprensible que haya muchos españoles que entiendan que no se están defendiendo los intereses de España desde un país miembro de la UE, y que no se debe permitir que miembros de la UE "miren por encima" a los demás miembros.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!