A través de un análisis llevado a cabo por la Guardia Civil contra algunos independentistas, se han realizado varias interpretaciones en contra de los Mossos d´Esquadra y los líderes del cuerpo. Los protagonistas de estas acusaciones serían tanto políticos como policías, señalados durante el mes de noviembre en el que el Gobierno tuvo que luchar contra las desobediencias de Cataluña. En él se enlaza la huida del expresidente, Carles Puigdemont, con varios policías.

Posteriormente, se habla de la protección que disfrutó Puigdemont, que podría haber estado organizada por los máximos responsables políticos de la Generalitat.

La implicación de la G. Civil

El documento elaborado por la Guardia Civil sobre la implicación de los Mossos d´Esquadra en las estructuras del Estado, para lo que se realizó un apartado exclusivo en el que analizó este posible acontecimiento, explica lo que los independentistas querían desarrollar antes de que se produjera la celebración del referéndum del día 1 de octubre.

En el proceso también se apuntó, como presuntamente colaborador del procés al máximo líder reconocido, Josep Lluís Trapero, que fue imputado por todos los hechos después del registro en la Consejería de Hacienda el pasado septiembre.

Cuando el artículo 155 tuvo que ponerse en marcha

El título que se le ha dado al documento pone en el punto de mira a quienes han sido señalados. Más allá de la presunta protección de la que pudo disfrutar el exiliado Puigdemont, el informe también explica qué hizoJunqueras, el que fuera número dos hasta el pasado noviembre y que ahora se encuentra en prisión y que podría haber mandado a los Mossos protagonizar un papel principal durante esos meses.

Además, la Guardia Civil también informa de algunas llamadas y de varias noticias publicadas en algunos medios que hacen que las interpretaciones sobre unas presuntas ayudas dejen en mal lugar a los Mossos y a sus más altos cargos en relación al proceso de desconexión con España. Concretamente, estas últimas menciones están referidas a la participación de hasta cuatro mossos durante los últimos días de Puigdemont en España antes de partir hacia Bélgica, donde ya lleva varios meses instalado en una mansión.

El informe dice que Puigdemont tiene todavía un escolta, perteneciente a este cuerpo de seguridad mencionado anteriormente y que pudo salir del país hacia Bruselas gracias a su ayuda y a varios cambios de medio de transporte antes de su marcha a Bélgica. Por ello, es obvio que no se trató de una actuación aislada la que actuó en el caso de Puigdemont, sino que fueron varias personalidades muy importantes las que lo hicieron, además de que los Mossos conocieron todos estas triquiñuelas en todo momento y se hicieron a un lado, aún sabiendo todos los detalles del caso.

Los Mossos ya sancionaron a un agente en el pasado

Pese al análisis de la Guardia Civil y todos los detalles que proporciona sobre el caso, por el momento solo han podido aportar algunos artículos que explican cómo pudo salir Puigdemont de España hacia Bélgica. Los Mossos se han protegido con el castigo adjudicado a uno de sus policías por proteger al expresidente en Bruselas, sin embargo no aceptan estos rumores y solo se atreven a acusar al mosso al que ellos mismos acusaron de desobedecer al cuerpo desde el pasado mes de noviembre.Sin embargo, muchos otros indicios podrían arrojar luz a esta incógnita y hacer ver que ese policía no fue el único que ayudó en ese caso, ya que también aparece el nombre de Trapero, que ya fue apartado del cuerpo y que espera ya para conocer cuál será su condena definitiva.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más