Es el evento deportivo más esperado de los últimos años. Desde que la última campeona del mundo, Alemania, se alzara con el título en el Mundial de Brasil, los amantes del Fútbol llevan cuatro años aguardando para conocer quién será el nuevo ganador de la copa dorada.

A este nuevo Mundial de Rusia han llegado como candidatas al título. varias selecciones sobre las que ha recaído el peso de la responsabilidad de representar a todo sus respectivos países. Muchos de ellos han hecho este esfuerzo deportivo contando en sus filas con grandes estrellas, aunque muchas de ellas muy jóvenes. Mbappé, por parte de Francia; Hazard, en el equipo de Bélgica; Isco, en el lado español...

y así una larga lista de futbolistas que no han hecho otra cosa que aumentar el nivel del Mundial a pesar de su juventud.

Croacia, una de las selecciones con mayor nivel

La selección [VIDEO] croata aterrizó en el Mundial de Rusia con altas aspiraciones a convertirse, al menos, en finalista de la Copa del Mundo. Hay que recordar que el equipo nacional de Croacia [VIDEO] está formada por grandes jugadores de clubes de importancia en Europa como el Real Madrid, el FC Barcelona o la Juventus, entre otros.

Una de las piezas fundamentales del éxito que están cosechando los croatas es su centro del campo. Una medular que es la causa de todos los buenos resultados del equipo con una gran circulación de balón, siempre rápida y fluida. En este centro del campo están los dos jugadores más importantes de toda la plantilla: Modric y Rakitic.

Enfrentados durante el periodo de clubes, debido a la rivalidad que existe entre el Real Madrid y el Barcelona, ambos jugadores consiguen crear una conexión perfecta que se traslada al resto del equipo. Uno de ellos, Modric, es además el capitán del equipo que ha conseguido, contra los pronósticos de algunos, plantarse en la final de toda una Copa del Mundo.

Otra de las claves de esta selección no es otra que su sistema de juego. El 4-1-4-1 se adapta perfectamente a las características de sus jugadores. Un portero solvente, una fuerte defensa y un centro del campo rápido y con calidad que se suma al ataque fácilmente completando una punta de lanza perfecta en los partidos.

La Francia de Deschamps

Después de varios años de malos resultados, Francia está de vuelta. Aunque nunca se marchó, la selección de Deschamps ha conseguido recuperar el espíritu ganador que les hizo salir victoriosos en la época dorada de jugadores como Henry. De aquella selección poco queda, aunque el espíritu de estos jugadores es bastante parecido.

Con un fuerte ataque, Francia, formada este año por jugadores muy jóvenes, ha sorprendido al mundo del fútbol por el desparpajo con el que su "inexpertos" futbolistas han conseguido llegar a la final del Mundial.

A pesar de todas las dificultades en el comienzo de la competición -cuando ganaron a Australia en el primer partido con un solo gol de diferencia- "les bleus" tienen muchas opciones de alzar la copa al cielo de Rusia. No será nada fácil, ya que delante estará una potente Croacia que puede sorprender al mundo entero. Francia ha dejado en el camino a grandes equipos como Argentina o Bélgica, dejando claro que esta selección está de vuelta para ganar de nuevo y no para quedarse en el camino.

Una de las principales ventajas de esta plantilla es su juventud. Francia está plagada de jóvenes promesas, que ya no son prometedores, sino que están consolidadas como figuras del mundo del fútbol. Pogba, en el centro del campo, está cuajando una gran Copa del Mundo. A su lado, aunque más en el ataque, jugadores como Kanté han conseguido enamorar al seleccionador nacional. En punta, Griezmann o Mabppé son las claves del triunfo francés.