La ciudad de Seattle, Washington, afirma que Facebook ha violado su ley de financiamiento de las campañas políticas establecida en el año 1977, la cual establece que aquellos que aceptan dinero por la publicidad de las campañas políticas deben ser transparentes con el público sobre "la naturaleza exacta y el alcance de los servicios publicitarios ", según lo informado por Fast Company. Si se determina que Facebook tiene la culpa, podría ser responsable de pagar unos $5,000 por infracción.

Datos sobre los anuncios electorales de Facebook

El problema comenzó el pasado diciembre, cuando el periódico The Stranger de Seattle intentó solicitar datos sobre el estado de anuncios electorales de Facebook del 2017.

Wayne Barnett, el director ejecutivo de la Ética de Seattle y la Comisión de Elecciones, envió a Facebook una carta diciendo que tenía hasta el 2 de enero para cumplir. Facebook solicitó una extensión de 30 días, la cual le fue otorgada.

Bajo la ley estatal, específicamente un código municipal llamado "el deber de los anunciantes comerciales de informar", los anunciantes que ofrecen publicidad política durante una campaña deben tener disponible los siguientes requisitos: los nombres y direcciones de las personas a las que aceptó en los anuncios, la naturaleza exacta y el alcance de la publicidad, y " la manera considerable de pagar ". Aunque la ley fue promulgada inicialmente en 1977, se interpreta que se aplica a todas las formas de anuncios, incluidos los impresos, la televisión, la radio y sí, Internet.

La información proporcionada por Facebook no coincide con la presentada por los propios candidatos

El viernes pasado, Facebook publicó una hoja de cálculo de dos páginas, pero Barnett dice que no llega a proporcionar la información requerida por la ley. El documento enumera los nombres de los candidatos, nombres de la página de Facebook, las direcciones de las páginas de Facebook, el gasto total, el servicio prestado y la forma de pago.

El problema es que mucha de la información proporcionada por Facebook parece limitada, y no concuerda con los documentos presentados por los propios candidatos. Por ejemplo, como señala The Stranger, el documento de Facebook dice que Jon Grant, que se postuló para el consejo municipal, gastó $4,535 en anuncios de Facebook, mientras que los propios archivos de Grant dicen que la campaña gastó más de $55,000 en anuncios de Facebook.

The Stranger dice que una posible razón para que los números no coincidan es que muchos de estos anuncios de Facebook se compran a través de terceros, como consultores políticos, y no directamente a través de las páginas de Facebook de los candidatos. Debido a esto, solo mostrar los anuncios que se compraron a través de la página de Facebook de un candidato omite bastante información y no alcanza la transparencia buscada por la ley de finanzas de campaña de 1977 de Seattle.

Las revelaciones de Facebook sobre avisos políticos en la plataforma han estado bajo escrutinio durante el año pasado, lo que llevó al CEO a redactar un nuevo plan con respecto a anuncios imposibles de rastrear. Sin embargo, la promesa de Facebook no llega tan lejos como una nueva ley que el Senado presentó en octubre llamada la "Ley de Anuncios Honestos".

Eso requeriría que las empresas como Facebook guarden copias de avisos políticos y publiquen información sobre ellos, en la misma línea que otros medios de comunicación, como la televisión.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!