En la comunidad toledana Talavera de la Reina, el grupo "ganemos" convocó a una rueda de prensa para denunciar ciertas irregularidades en la que estaría implicado Jonatan Bermejo, concejal expulsado de Ciudadanos, a quien se acusa de una trama de corrupción al conceder licencia de obras.

Bermejo se desempeña actualmente en el Protección Ciudadana y Desarrollo Empresarial, al frente del departamento local de policía y bomberos. Algo irónico de acuerdo con "Ganemos", ya que él mismo habría formado una academia ilegal de oposición a dichas instituciones. Algo que desgraciadamente se ha vuelto común cuando se trata del PP.

El PP parece deslindarse de las acusaciones contra Bermejo

Sonsoles Arnau, portavoz de "Ganemos" y Miguel Ángel Sanchéz, viceportavoz, han sido los primeros en cuestionar al dirigente del PP, Jaime Ramos, por las obras que Bermejo autorizó durante su gestión. En el asunto además, está implicada su colega Montaña Palacios, quien habría participado en la puesta de un negocio privado para permitir las oposiciones.

"Ganemos Talavera" demanda explicaciones al concejal

El 31 de agosto del presente año, la empresa CEFOAREN S.L. inició el procedimiento para habilitar los locales ubicados en Ángel del Alcázar de Talavera para abrir un centro de oposiciones, conocido de Academia Quality.

El problema, de acuerdo con el Servicio de Urbanismo, es que aunque el negocio se ha puesto ya a funcionar, nunca contó con los documentos requeridos para hacer el cambio de titularidad, y ya ni se diga las obras de remodelación.

Ante esto, Bermejo ha sido acusado de buscar beneficio para sí mismo y el PP, traicionando a sus votantes por medeio del transfuguismo.

"La ciudad no merece tales representantes públicos, ni que se normalicen estas corruptelas", declaró "Ganemos", luego de exigir insistentemente la renuncia de Bermejo.

A pesar de la información emitida, hasta el momento no se ha podido comprobar que tanto Bermejo como Palacios sean tránsfugas de manera contundente.

Pablo Álvarez López, juez del Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº 3 de Toledo, los calificó de ediles para a la suspensión decretada por Albert Rivera.

Hasta hace poco también calificaban como no adscritos, aunque con todo y eso, continuaron desempeñándose en las concejalías hasta hace poco. Parece que quien más tiene que perder en todo este asunto,no obstante, es el mismo PP.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!