J. K. Rowling se ha metido en medio de una tormenta mediática, tras compartir un artículo de opinión en dónde se hablaba de “personas que menstrúan” en vez de “mujeres”, dando a entender que solo las mujeres menstrúan. Tales comentarios han sentado muy mal a la comunidad LGTBI. La postura que ha tomado su editorial ha provocado la salida de cuatro escritores. Y eso solo fue el principio, pues las críticas no han cesado, acusándola de "tránsfoba" e incluso llegando ha recibir comentarios deseándole la muerte.

Autores despedidos no estarán en un sitio no comprometido con la causa 'trans'

Los cuatro escritores que han dejado la editorial son Drew Davies, Fox Fisher y Ugla Stefanía Kristjönudóttir Jónsdóttir y un autor anónimo.

Ya varios trabajadores de la editorial Hachette (dónde trabaja Rowling) había amenazado con boicotear la última publicación de ésta, que está ahora en la fase de producción. Pero la agencia ha mantenido el silencio y no ha hecho ningún comunicado en defensa de “los derechos de las personas trans”.

Los autores abandonan la agencia Blair Partnership al recibir como respuesta “off the record” que no podían posicionarse como les pedían. Jónsdóttir, uno de los coautores de la Guía de supervivencia para “trans” adolescentes, afirma que, aunque a nivel profesional no tiene nada malo que decir de la agencia, no acepta la respuesta que le dio ésta, pues no eran positivas para lo que él y los otros tres autores pedían.

Blair Partnership ha declarado que no puede posicionarse, pues coartaría la libertad de expresión de los demás autores.

Rowling fue víctima de maltrato y abusos

J. K. Rowling ha intentado salir al paso de esta polémica revelando que ella en el pasado fue víctima de agresiones y abusos sexuales por parte de su expareja, Jorge Arantes, el cual no se arrepiente de haber abofeteado a Rowling.

Sin embargo, esto solo se ha tomado como una excusa y una bomba de humo por parte de los usuarios de internet que no han cejado en el “bullying” cibernético que parece tener en jaque a la autora. Incluso los actores de la famosa saga Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint han dado sus opiniones, afeando las palabras de Rowling.

En un artículo escrito por la autora en su página web, Rowling transmite que, aunque operarse puede ser una solución para algunas personas con disforia de género, no comparte que un hombre que decide no tomar hormonas, ni operarse sea tratado como una Mujer, y que además se pueda cambiar de género ante la ley diciendo simplemente que es una mujer.

No puede haber un discurso único en este tema

Este incidente, como muchos otros, ha puesto de manifiesto el pensamiento único que pretende imponer la ideología de género y la comunidad LGTBI. No estar de acuerdo contigo, no significa que alguien te odie. Este asunto, que debería ser una “batalla” de ideas, parece que se ha convertido en un tema tabú, en donde solo unos pueden hablar y los demás callar y acatar.

Esto mata cualquier tipo de discurso y es inaceptable en una sociedad moderna y con libertad de expresión.

Un odio supuestamente generalizado de la sociedad hacia la comunidad LGTBI hace que la sociedad entre en una “espiral del silencio”. Y hay que luchar por que esto no se convierta en algo normal, sobre todo cuando los argumentos esgrimidos por la parte ofendida parten del sentimiento, no de la razón, y toda prueba realmente científica no sostiene ninguna de las posturas que salen de verdad del raciocinio.

Sigue la página Arte
Seguir
Sigue la página Libros
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!