El 23 de mayo, día en el que Vox se manifestaba por toda España pidiendo la dimisión del Gobierno, en Pamplona se celebraba una manifestación ilegal, a la que acudieron 750 personas, en apoyo del etarra Patxi Ruiz, que asesinó al concejal de UPN de Pamplona, Tomás Caballero. Ruiz recibió este apoyo porque ahora está en huelga de hambre pero la manifestación terminó de forma violenta entre los manifestantes y la gente que estaba en las terrazas de la plaza; éstos últimos increparon a los manifestantes por defender al etarra.

Esta es la tercera manifestación en apoyo al etarra, Patxi Ruiz

Los manifestantes abertzales fueron increpados por varios ciudadanos que estaban en las terrazas de los bares de la plaza para manifestarse a favor de un etarra; por ello, los jóvenes de izquierda empezaron a insultarles.

Estos insultos fueron contestados por aquellos que se hallaban en los establecimientos, lo cual provocó una escalada de tensiones que terminó saliéndose de control. Esto ocurrió cuando algunos integrantes violentos de la izquierda abertzale comenzaron una pelea física con los que se hallaban en las terrazas; llegando a utilizar mobiliario exterior de los bares para lanzárselo a la gente que se encontraba en ellas. La policía tuvo que hacer acto de presencia y disolver la concentración y controlar la violencia que tenía lugar en la Plaza del Castillo, que se saldó con un detenido, el cual fue puesto en libertad esa madrugada.

Además hubo otra manifestación contra el PSN y el Gobierno

A la par, ese mismo día, algunos de los manifestantes a favor del etarra, Patxi Ruiz, intentaron ir al Paseo Sarasate, dónde se celebraba otra concentración, que tampoco estaba autorizada, contra el PSN (Partido Socialista Navarro) y el Gobierno central, pero las Fuerzas del Orden detuvieron el acceso de los abertzales a esta concentración para evitar más incidentes.

Esta tercera concentración de la izquierda radical, que como las dos primeras, no había sido ni comunicada, ni aprobada por la Delegación del Gobierno de Navarra, no solo no cumplía las distancias de seguridad exigidas en el estado de alarma, sino que, como denuncia Vozpópuli, ha demostrado una vez más que ellos no necesitan de ninguna autorización para salir a la calle, en concentraciones multitudinarias e ilegales a favor de un etarra.

A la vez que reprocha a la policía su pasividad ante estas manifestaciones pues, aunque haya sido en esta tercera cuando se ha pasado a palabras mayores, en las dos anteriores también había habido amenazas e insultos por parte de los jóvenes abertzales a la población.

Beltrán censura a Sánchez

Ana Beltrán, presidenta del PP en Navarra, acusó a “los nuevos amigos del presidente”, Pedro Sánchez, de esos graves disturbios, que considera que están dentro del contexto del acuerdo clandestino entre PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu para la derogación íntegra de la reforma laboral aprobada el 2012 por el Gobierno del PP, el cual también crítico.

Beltrán ha declarado que Sánchez, con ese pacto, ha traicionado a los españoles, a las víctimas socialistas de ETA y a sus ministros.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!