El libro "Mujercitas" ha sido una revolución desde su primera aparición. Está de más decir que en aquella época habrá inspirado y motivado a mujeres que no tenían el leitmotive para hacer de su vida lo que se les diera la gana. Para despojarse de las normas sociales y políticas del momento y vivir en plena libertad de sentimientos y pensares.

Cada personaje representado estuvo, y está, en una cara de alguna mujer que se emocionó, se enojó, se indignó y se divirtió tanto como las mujercitas del libro. Está, sobre todo, en la intimidad de una lectura que conecta con esa mujercita que llevamos ahí dentro y a veces la dejamos doblegada en un cajón.

La obra de Alcott no sólo inició como una movida literaria, sino que que su repercusión abrió puertas en varios caminos artísticos. Hoy, después de 150 años. Con un colectivo de mujeres activas en sus derechos. Con una oleada mundial de seguidores, el libro "Mujercitas" sigue más latente que nunca. Con una reversión de la película, cuidada y adaptada a la época por Greta Gerwig, mujeres de todas partes se unen para compartir.

Se han creado antes del estreno clubes de lectura en las que se compartieron ediciones variadas del libro. Se han debatido los personajes desde su creación hasta hoy, sobre la identificación de cada una de ellas y el por qué de su evolución.

Podemos hablar de rituales y clásicos, pero si un libro traspasa todas las barreras esperadas y repercute de una manera mundial en la cotidianeidad de la gente, es porque su escritora no sólo tu la visión de sentir cada personaje como parte de su vida.

Sino que logró su creación de tal manera que la vida de las mujeres se involucre de lleno en sus personajes.

Libros, películas, hasta una mini serie fueron los objetos comunicacionales por los que se esparció la novela "Mujercitas". Pero el Arte no sólo queda ahí. Pinturas, cuadros, ropa y elementos claves de esta obra fluyen por el mundo.

¿Será que la literatura nos atrapa en el momento justo o que justo en el momento que necesitamos aparece una literatura poéticamente depiadada para atraparnos?

Cuando salió primeramente el libro, tuvo gran voracidad lectora. Y luego le pedían a la autora, mediante mensajes y cartas, que escribiera una segunda parte.

Lo cierto es que no hay segunda parte del libro "Mujercitas", pero Alcott pudo escribir otros libros que entornan la vida de entonces.

"Los muchachos de Jo" y "Hombrecitos" fueron los siguientes libros de la autora, versiones focalizadas en la vida de los hombres que aparecieron en su primera novela, en donde las mujeres tomaban ya una vida paralela a ellos y las historias se cuentan desde el punto de vista masculino. Un gran desafío para Alcott, para su historia y la continuidad de historias que los lectores se hicieron propias desde un primer momento.

Sigue la página Arte
Seguir
Sigue la página Libros
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!