Un niño de nueve años, llamado Quaden sufre acoso escolar y ha intentado quitarse la vida varias veces. El pequeño, que vive en la localidad de Brisbane, está sufriendo bullying por tener acondroplastia, un trastorno en el crecimiento óseo de los cartílagos que hace que quien lo sufre tenga enanismo.

La madre vio un episodio cuando fue a buscarlo al colegio; una niña se burlaba por el tamaño de la cabeza de su pequeño y le daba golpes. La mujer se aguantó las ganas de decir algo para no montar una escena. Sin embargo, grabó un vídeo con las impresiones del menor después de sufrir la agresión que ha tenido un impacto social importante.

Igualmente, ha actuado ante los responsables del centro educativo para que pongan freno a la situación que atraviesa su hijo.

La madre del menor ha denunciado con un vídeo lo que le pasa a su hijo

En el video se puede ver como el pequeño llora pidiendo que lo maten; al parecer lleva desde los seis años intentando quitarse la vida. Yarraka Bayles, la madre del menor que es de origen australiano, admite que no le ha sido para nada fácil publicar el vídeo en Internet.

Lo ha hecho para denunciar la situación a la que se enfrenta su hijo. Reclama que los padres de los menores reciban educación para evitar situaciones como la de su niño. "Eduquen a sus hijos, a sus familias y a sus amigos, solo hace falta un instante para que un niño se suicide", indica Bayles.

La primera vez que el pequeño intentó quitarse la vida dijo unas palabras que nadie debería decir en su vida:"¡Mátame ahora mismo, quiero que alguien me mate!".

El niño no está solo

Un equipo de Rugby (NRL Indigena All Stars) lo ha invitado a que fuera al partido que hubo el sábado en el estadio Super Cbus y en las redes sociales también están con él, ya que el vídeo ha conmovido a millones de usuarios.

Actores como Hugh Jackman también han alzado la voz para mostrar su simpatía y apoyo con el niño. Por desgracia, este no es el primer niño que sufre bullying pero tampoco será el último.

Esto no acaba hasta que los padres eduquen con ética a sus hijos, enseñándoles lo que está bien y lo que está mal; este pequeño, por suerte, está vivo pero hay muchos que se han suicidado por el acoso escolar que han recibido y no se ha parada desde el principio.

Este pequeño lleva casi más de tres años sufriéndolo y nadie lo ha parado, ni siquiera los educadores del centro. Esperemos que lo que sufre este niño haya acabado o acabe pronto. Pero de la mejor manera posible, que sonría en vez de llorar, que se divierta en clase en vez de sufrir, y que lo que ha pasado haya sido una pesadilla y que ya esté llegando a su final feliz.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!