La novela romántica es uno de los géneros literarios más vendidos y leídos en la actualidad. Sus escritoras son muy diversas, tremendamente creativas y muchas de ellas comenzaron con la autopublicación o la edición en plataformas digitales hasta dar el salto a las grandes editoriales que poseen sellos exclusivos para este género. Incluso algunas de ellas salieron de la plataforma Wattpad. Sin embargo, la novela romántica cuenta con muchos subgéneros y con una variada perspectiva desde cada uno de ellos.

Los subgéneros son grupos específicos en los que se divide un género literario y se establece en función de unas características comunes a fin de poder realizar una estandarización y catalogación de cada libro y facilitar de esa forma su búsqueda tanto en editoriales como en librerías.

Pese a que Amazon, por ejemplo, no sigue los estándares habituales de catalogación de géneros y subgéneros, sí tiene las suficientes categorías como para que cualquier libro o novela encaje en cada una de ellas o en varias a la vez, aunque esto responde más a un criterio de búsqueda comercial que a un subgénero literario.

Según Book Industry Study Group hay hasta 54 subgéneros de novela romántica

Según el grupo estadounidense Book Industry Study Group, hay hasta 54 grupos de géneros literarios, con sus respectivas divisiones internas y ramas diversas, y según esa misma clasificación hay hasta cuarentaynueve subgéneros solo para la novela romántica.

La lista elaborada por este grupo, llamada BISAC (Book Industry Standarts and Communications) considera el género romántico como ficción y a su vez lo divide en tres apartados, basándose en criterios de temática , época y escenario.

Así, de forma tan concreta es como ha llegado a encontrar tal número de subgéneros de novela romántica, sin embargo, a grosso modo, unos podrían estar incluidos dentro de otros. Si hablamos de novela de aventuras, crear dos subgéneros, uno para piratas y otro para náutica es, a mi parecer, hilar muy fino. Otro ránking dentro de esta clasificación es la lista que ocupa los puestos del diecisiete al veintiséis, que siendo novela romántica histórica la divide en: Histórica, Medieval, Guerra de Secesión, Highlanders, Mundo Antiguo, Regencia, Siglo XX, Tudor, Victoriano y Vikingos.

La novela romántica se caracteriza por una historia de amor en su eje central, pero el resto puede ser tremendamente variado

Lo que sí está claro es que la novela romántica se caracteriza por tener una historia de amor como eje central y en la mayoría de los casos suele acabar con un final feliz, puesto que de lo contrario sería considerada como drama romántico, como es el caso de Yo, después de ti, de Jojo Moyes. También la superación de obstáculos es un tema en común y estos van a variar, dentro de cada subgénero, de la ambientación temporal y las diferencias culturales, familiares y económicas que tengan los protagonistas, tanto de forma externa como interna.

La novela romántica denominada Chick Lit suele ser un subgénero a su vez de la novela contemporánea, centradas en la época actual con mujeres empoderadas que luchan por encontrar pareja fuera de los cánones establecidos de forma clásica y suele poseer cierta dosis de acción y humor. La nueva reina de este género en España es Carmen Sereno, ganadora del premio Chic 2019 con su libro Maldito síndrome de Estocolmo, aunque Yolanda Quiralte sigue manteniendo una posición prominente en este género con sus Libros llenos de humor.

La novela romántica contemporánea está ambientada en la época actual, con mujeres también actuales y reales pero sin la dosis de humor que tiene el Chick Lit.

Los temas de este subgénero suelen ser comunes a la mujer actual: problemas de libertad, de sexualidad, de pareja, de superación...Dos de las autoras más destacadas en este subgénero son Elisabet Benavent y Olivia Hardey. Otra autora, quizá la más internacional es Megan Maxwell.

La novela romántica erótica se caracteriza por las escenas de erotismo explícitas que describe en sus páginas. A su vez pueden ser históricas o contemporáneas. Una de las escritoras más aclamadas es Robin Shcone, autora que reúne las tres características y es de las más leídas en el mundo.

En la novela romántica de fantasía y paranormal se mezclan las historias de amor con la fantasía y a veces hasta con la historia, como es el caso de la autora Diana Gavaldón y su serie Forastera.

Son libros con historias intensas, emocionantes, muy variadas y en las que todo puede caber. La fantasía de la autora nos puede llevar a casi cualquier lugar o situación, sin límites, y con personajes tan variopintos como vampiros, fantasmas o seres legendarios, mitológicos o salidos de la propia imaginación.

No hay límites para la novela romántica: cada vez es más leída en cualquiera de sus subgéneros

La novela romántica histórica es uno de los géneros favoritos de las lectoras y aunque a su vez se puede dividir en distintas épocas, según esté ambientado, suele tener una alta dosis de documentación y trabajo anterior a la escritura, y esta hecho, la propia historia y su momento concreto, modificará la vida de los personajes, ya que estos serán siempre hijos de su tiempo para que la novela no caiga en anacronismos.

En las novelas románticas de suspense se mezclan los temas criminales, la investigación, la acción y el suspense con una historia de amor. Las reinas de este género han sido Nora Roberts y Linda Howard, pero hay que hacerle un hueco especial a Luis Aleixandre, uno de los finalistas del premio Planeta 2019 que viene arrasando con sus libros y a Maribel Escrig, que está triunfando con su trilogía Las margaritas blancas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!