2

En los últimos años, el término “influencer” o “líder de opinión”, es un fenómeno cuanto menos esporádico que se está convirtiendo en una profesión en alza, según el último informe de Brandmanic: ‘Estudio sobre Marketing de Influencers en España, 2018’.

Conocimos hace tan sólo unos días la trendy news acerca del primer curso universitario para llegar a ser un influencer profesional, organizado por la Facultad de Psicología y su Escuela de Inteligencia Económica de la UAM con la colaboración de la Ibiza Fashion Week: Intelligence influencers: Fashion & Beauty.

El curso será dirigido por Agatha Ruiz de la Prada

Dicha modalidad de estudio será de formación presencial de 160 horas y dará comienzo el próximo 19 de octubre.

Dirigido por Agatha Ruiz de la Prada junto con algunos expertos como Josie, Modesto Lomba o Cristina Rodríguez ofrecerán contenido durante la formación, y algunas de las materias que se podrán encontrar en el programa estarán relacionadas con negocios, moda, economía, comunicación o psicología. Se ofrecerán masterclass, talleres de fotografía, edición, creatividad o redacción. Asimismo, se impartirán clases sobre el lado oscuro de la comunicación, donde los docentes plantearán si todo es tan bonito como aparece en las redes sociales y también se llevará a cabo un “Programa de Challenges para los alumnos matriculados.

Para realizar este curso no será necesaria formación previa, ni prueba de acceso, ni la selectividad, pero sí “estar en posesión de una cuenta web/blog, Instagram, o YouTube” y ser mayor de 18 años.

Críticas en las redes sociales

Algunos influencers han expresado su opinión en las redes sociales, como la conocida @LaVecinaRubia en el canal de Instagram que ha denominado a esta nueva profesión no reglada en la actualidad como “el colmo del siglo XXI”.

Es cierto que este nuevo curso para ser influencer es digno de ser comentado y cuestionado. Como con todos los temas que surgen a día de hoy, siempre surgen diversas opiniones, y con este no iba a ser menos. Nos encanta dar nuestra opinión y que se nos oiga. Vivimos en un mundo en el que pocas cosas son para siempre. Por eso, el lema de adaptarse o morir cobra más sentido que nunca y es por ello que el surgimiento de nuevos perfiles profesionales son necesarios.

Ser un influencer, es ser una persona que por su carácter o su forma de ser destaca de algún modo respecto al resto y tiene la capacidad de influir en los demás. En ese sentido creo que no es algo que deba estudiarse, sino algo con lo que se nace. De igual manera que no nos llevamos igual de bien con todo el mundo,con unos empatizamos más o generamos un feeling distinto que con otras personas. La relación influencer- seguidor es un poco así, empatizas con el influencer y te cae bien o mal, y le empiezas a seguir y a interesarte más por aspectos de su vida.

Como profesional de la comunicación y el marketing, un influencer [VIDEO] es un canal más de publicidad que con sus ventajas y desventajas hacen que marcas y usuarios conecten de una forma menos intrusiva que por ejemplo un anuncio en televisión.

Por último, de acuerdo con lo que dice @LaVecinaRubia, estas personas queriéndolo o no, tiene un gran poder en la sociedad y como consecuencia una gran responsabilidad social. Para muchos jóvenes los influencers son referentes a los que seguir y parecerse, y no digo que este ni mal ni bien, pero es por ello que deben ser responsables de sus actos y opiniones.