El pasado puede traer recuerdos maravillosos o dolor desgarrador. Puede ser un viaje satisfactorio por el carril de la memoria o un largo camino con curvas implacables y profundos baches. No importa cuál sea nuestro pasado, ha venido y se ha ido y debemos aprender a aceptarlo y aprender de él. Ahora, disfruta de estos consejos para continuar con la vida y aceptar el pasado

1. Estar dispuesto a perdonar

No se debe dejar asuntos pendientes en el pasado, ya que estos asaltarán como una nube de tormenta, incluso en los días más soleados. Los asuntos pendientes pueden significar cualquier cosa, desde las relaciones hasta las cuestiones emocionales y la culpa.

Este tipo de asuntos pendientes puede crear emociones negativas que se extienden a través de la vida en el presente. Se debe cerrar el pasado. No se recomienda llamar a la persona que lastimó, al contrario, se debe elegir perdonar y seguir adelante, incluso cuando es lo más difícil de hacer.

2. Enfrentar cada día como un nuevo comienzo

Lo único que se puede controlar en la vida son las propias acciones. Se debe aprovechar al máximo cada día. Sé quien quieras ser y no te preocupes por lo que el mundo pueda pensar. Es una bendición [VIDEO] y un milagro estar vivo, este verdad se debería recordar a menudo. 3. Permanecer abierto al cambio

Vivimos en un mundo en constante evolución, lleno de problemas y soluciones, siempre cambiantes. Permanecer abierto al cambio no significa que dejes que tu verdadero ser se desvanezca.

Ser fiel a uno mismo y permitir darle paso a la transformación es algo beneficioso. La vida es mucho mejor cuando se continúa haciendo, observando y buscando una mejor calidad de ella.

3. Vivir en el presente

Vivir solo pensando, ya sea sobre el futuro o el pasado [VIDEO], no permite que se viva a plenitud el presente, el derecho de vivir el momento. Parece simple, pero los seres humanos realmente tienen dificultades para disfrutar el "ahora". Dejar de preocuparse, sonreír a menudo y trabajar duro por el de hoy, debe ser la agenda diaria.

Hay que intentar centrarte en los pequeños y hermosos detalles del mundo que nos rodea. Haz una lista de lo que quieres de en este momento.

Debemos hacernos preguntas como estas: ¿Qué es lo que realmente quieres "ahora"? ¿Te gustaría ser feliz? ¿Exitoso? Escribe lo que deseas del presente y mantén la lista cerca. Haz una nota rápida cada vez que sientas que estás logrando algo de la lista.

4. Planear con anticipación (pero no demasiado)

Crea un plan para el futuro. Averigua lo que te gustaría lograr en un mes, un año y cinco años más adelante. Una vez que tengas tus deseos / metas / sueños, regresa al presente y toma medidas. La planificación anticipada hace que las cosas sean menos estresantes, puede ahorrar tiempo y ayudar a evitar que las cosas se pierdan.