Ser niño no es tan sencillo como parece ser. Sí, es cierto, no tienen ningún tipo de preocupación monetaria, no tienen deudas, no tienen que trabajar, todo se lo suministran los padres [VIDEO]. Pero, como ser humano no todo es sencillo para ellos, están constantemente sometidos a cambios, que aunque no les gusten tienes que adaptarse lo mejor que puedan. Además están sujetos a las órdenes de quienes los cuidan.

La tarea de los padres no es fácil

Por otro lado para los padres tampoco es fácil, tienen que cuidar y educar a sus Hijos lo mejor posible, siendo sometidos casi siempre a críticas de otras personas que los tienden a juzgar por cada enseñanza dadas a sus hijos.

Generalmente debido a la vida tan acelerada de estos tiempos y al estrés causado por tanto trabajo, los padres gritan e incluso algunos pegan a sus hijos para que estos les hagan caso en todas las cosas (lo cual es inaceptable). Pero, la mayoría de los padres no logran obtener buenos resultados con este tipo de comportamientos.

A continuación, algunos Consejos que puedes poner en práctica a tus hijos (sin gritarles ni pegarles) para que te hagan caso en tus peticiones:

Consejos para los padres

1. Habla con ellos

Es muy simple, pero mientras más dediques tiempo para hablar con tus hijos, ellos se van a comportar mejor. Cuando conversas con tus hijos les estás dando la importancia y el respeto que ellos se merecen. Los Niños te lo devolverán, por lo menos escuchándote cuando le digas que algo no se debe hacer.

Generalmente si les das una buena razón del por qué no lo deben hacer, ellos te harán caso y tu verás los resultados efectivos de una buena comunicación.

2. Recompénsalos

Explícales que los niños que son obedientes se merecen recompensas y buenos regalos.Dale el regalo que le prometiste si te obedece Diles que los niños que son bien educados consiguen muchos amigos y que las personas a su alrededor están muy felices de estar con ellos. De esta menara les estas mostrando que una buena conducta [VIDEO] les ayudará para el resto de su vida.

3. Ponle limites y restricciones

Si el niño continua con su mal comportamiento es importante que le enseñes los limites y que si no los cumples será castigado con restricciones. Por ejemplo, quitarle la tablet o el vídeo juegos unos días o eliminar alguna salida de paseo que él esperaba. Siempre es muy importante decirle al niño que lo amas a pesar de su comportamiento, pero que es indispensable que el aprenda a obedecer y a respetar las reglas del hogar.