Actualmente, cada día se lanza al mercado un nuevo avance tecnológico que con el paso del tiempo se acerca cada vez más a la ficción. Desde la realidad virtual hasta automóviles eléctricos ultra lujosos, el auge de la tecnología aumenta exponencialmente con cada minuto que pasa. Uno de los casos más irreales de este auge es el de la Inteligencia Artificial, cuya idea que al principio solo se veía en películas esta haciéndose tangible poco a poco, las máquinas destinadas a imitar funciones y comportamientos humanos están a un paso de confundirse fácilmente con un humano real: la resolución de problemas y el aprendizaje cognitivo son unas de las características que han desarrollado más en los últimos tiempos, por ejemplo, el machine learning [VIDEO], cuya función se basa en que, por medio de algoritmos y técnicas de asociación, se les dé a las computadoras la capacidad de aprender, con lo cual serán capaces de desarrollar predicciones y clasificaciones empresariales, procesamiento y análisis de información, etc.

Otra característica importante es la toma de decisiones, aplicación de normas y desarrollo de la lógica. Entre otras funciones, estos "programas inteligentes" pueden manejar las decisiones referentes a inversiones, campañas publicitarias sin la asistencia humana, siendo solo necesarios para crear los logaritmos para que la computadora trabaje por sí sola.

Inteligencia en las computadoras

Actualmente las computadoras no están siendo diseñadas solo para imitar la inteligencia humana, sino que se le están añadiendo y mejorando características que las haga casi humanoides, un ejemplo claro de esto es la creación de texto y lenguaje claro [VIDEO], permitiéndole a las computadoras expresar ideas naturalmente. Incluso no están siendo creadas para imitarnos, sino para asistirnos en nuestro día a día: en los sistemas inteligentes para hogares esta tecnología interactúa con las personas que viven en la casa que está instalada, generando mayor confort al estilo de vida de sus usuarios.

Estos avances significan una gran ayuda para el ser humano en lo que se refiere a la realización de tareas que puede llevar a cabo una máquina sin la asistencia constante de una persona, permitiéndole a este último dedicarle más tiempo a avanzar y desarrollar otras destrezas necesarias para la evolución. Pero, hasta qué punto puede llegar toda esta integración tecnológica a nuestra vida cotidiana? Llegará el día en que las máquinas nos reemplacen por completo, o que se desarrolle su independencia a tal punto que no se puedan controlar? Por ahora solo nos queda admirar y disfrutar de las comodidades que nos brindan estos androides, apuntando a que la escancia humana y la virtual se complementen, mas no que una absorba a la otra: el equilibrio será siempre la clave.