Es normal ver como a la hora de lograr objetivos cientos de personas llegan a emprender con ánimo, llenos de aspiraciones, proyectos y expectativas sobre un sueño que han decidido volver realidad en sus vidas. Pero poco a poco a medida que vienen las dificultades y el nivel de exigencia va aumentando, indudablemente si la persona es débil desistirá.

Otros abandonan sus metas a causa de distracciones en el camino porque pierden su enfoque hacia el objetivo, e incluso algunos se cansan rápido con solo imaginar que aún la meta está lejos, eso los desanima y cualquier problema pequeño lo comienzan a ver muy grande. Entonces deciden que no pueden avanzar más.

Al final solo un pequeño grupo de esos soñadores obtienen la recompensa de tanto esfuerzo y perseverancia.

El peor adversario de una persona que desea alcanzar un objetivo es el desánimo, el cansancio y la fatiga ante las dificultades que naturalmente se pueden presentar. Es importante estar rodeados de personas que estén enfocadas en un objetivo como nosotros y que tengan siempre una palabra de apoyo cuando más la necesitemos. Nuestras amistades representan un papel muy especial a la hora de emprender.

Avanza sin que nada te detenga

Dejemos a un lado también todo impedimento que fácilmente detiene nuestro movimiento hacia adelante y permanezcamos corriendo con resistencia la carrera que tenemos ante nosotros. El desánimo hace que retrocedamos.

Es nuestro ejemplo el que servirá para animar a otros que en algún momento se sientan desanimados y en general a los que nos estén observando con atención, los ojos de muchos están puestos sobre nosotros.

Si miramos las circunstancias adversas desfalleceremos; debemos estar conscientes que así como hemos superado obstáculos antes, lo volveremos a hacer. Los problemas y las dificultades nos hacen más fuertes y nos preparan para resistir aún más en el futuro.

Es necesario pasar por momentos difíciles y es nuestro deber superarlos. Si sientes que algún momento es tan difícil como estar expuesto al fuego no te desanimes, el mismo fuego que derrite la cera endurece la arcilla, así también el oro es expuesto al fuego para ser moldeado y esculpir en él hermosas obras de arte que luego de un duro procedimiento adornan a hombres y mujeres para hacerlos lucir hermosos y elegantes.

Ejercita la paciencia

La paciencia puede ser tu mejor aliado pero quizás no tienes la necesaria, así que durante un tiempo de esfuerzo vas a necesitar pulir esa cualidad en ti y esperar el tiempo exacto para dar cada paso necesario en la escalera del éxito. Cuando las cosas no salgan como las esperas recuerda: ten paciencia y no te rindas. El secreto es perseverar.