Es triste pero real. El hombre en pleno Siglo XXI, todavía no ha dado ese paso al frente, necesario para erradicar una lacra que mata y anula a las mujeres. Mientras solo luchen las mujeres, la batalla no podrá ser ganada. Ellas hacen un esfuerzo titánico y gracias a ellas el problema ya es visible. Pero hace falta algo más.

El hombre debe dar un paso adelante en la lucha contra la violencia de género

El 25 de noviembre se celebra el día internacional contra la violencia de género. Estamos acostumbrados a ver cómo las plazas de nuestras ciudades se llenan de mujeres que claman por una justicia que no llega, por una protección que no es suficiente y por una igualdad tan lejana aún para lo que el siglo XXI reclama.

Y no les falta razón, de hecho les sobran los motivos.

Las cifras de mujeres asesinadas cada año a manos de hombres que las consideraban de su propiedad, son abrumadoras. Y en esas manifestaciones, protestas y reivindicaciones se echa en falta a un actor que debería convertirse en protagonista en lucha contra esta lacra: el hombre.

No es una lucha de la mujer es una lucha social

La lucha contra la Violencia de género, no debe considerarse una lucha exclusiva de la mujer. Luchar contra la violencia de género y pelear por la igualdad, es luchar y pelear por convivir en un mundo mejor, dentro de una sociedad sana. El hombre debería plantearse seriamente, por qué tiene miedo a encabezar estas manifestaciones.

Como hombres, sería constructivo que reconociéramos que tenemos un serio problema.

El machismo está enraizado profundamente en nuestra sociedad y la punta del iceberg son esas mujeres asesinadas injusta y cruelmente cada año. Hemos conseguido hacer visible esta lacra y hemos avanzado en muchos aspectos, pero nos falta mucho recorrido y sobre todo, mayor implicación por parte del hombre.

Feminismo como réplica ante la injusticia

¿Por qué el feminismo está mal visto, sobre todo entre los hombres? Porque pone en cuestión los estereotipos que guían a nuestra sociedad. El hombre como elemento protector y fuerte y la mujer como actriz secundaria de una vida en la que no solo debe ir tras el hombre sino que además debe justificarlo.

El machismo ve peligrar sus privilegios y no duda en atacar al feminismo por ello. ¡Incluso busca equipararse con el mismo! ¿Cómo ha de compararse el machismo que busca la supremacía, con el feminismo que busca la igualdad entre los dos sexos? El hombre vale más que la mujer para el machismo y el feminismo que busca la igualdad y la justicia, es tratado despectivamente.

Analizando un poco todo esto y tratando de ser objetivo, todo ser humano debería ser feminista.

Cambiemos el paso en la lucha contra el machismo

Cada día, leemos noticias que nos afianzan en la idea de que la lucha contra el machismo no debe cejar. Normalizamos conductas lamentables. Escuchamos chistes, chascarrillos y burlas a costa de la mujer y del feminismo. Críticas a la ley integral contra la violencia de género.

Ha llegado el momento de que los hombres nos revelemos ante esto y corrijamos estas situaciones, aun a riesgo de no ser aceptados o comprendidos. El hombre debe ser el primero en detestar el problema que entre todos hemos creado. Desde la educación, la formación y el reconocimiento de nuestros errores. Solo así podremos soñar con que nuestros hijos e hijas se encuentren un mundo un poco menos desigual.