Las marcas tratan de engañarnos de forma que compremos sus productos indicando que son mejores que otros, cuando en la mayoría de los casos no es así. Sin embargo, no pueden mentir porque es ilegal, así que se dedican a decir medias verdades que nos confunden por muy inteligentes que seamos. Esto es la publicidad engañosa o Prácticas de Comercio Desleales (PCD), que se define como "prácticas que se apartan manifiestamente de una buena conducta comercial, que son contrarias a la buena fe y la lealtad y que, de forma unilateral, un socio comercial impone a otro".

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

No hay verdades absolutas en la calidad de las marcas

Es cierto que algunas marcas poseen mayor calidad y mejores propiedades que otras, sobre todo en la industria médica y farmacéutica o en los productos de higiene personal y cosmética, entre los que hay diferencias en su composición química, como los hipoalergénicos.

De hecho, por eso se invierte en Investigación y desarrollo (I+D). Pero no ocurre lo mismo en otros sectores como la moda o la alimentación.

No voy a hablar sobre moda porque, sinceramente, no es mi ámbito. Sin embargo, como Licenciada en Química sí que voy a informaros sobre la publicidad engañosa en el sector de los Alimentos. Se tergiversan las palabras o se omite cierta información publicitaría en base al objetivo de inducir al consumidor a comprar su producto. Veamos algunos, sin escribir marcas, naturalmente. Pero muy pronto sabréis de cuál hablo en cada caso y no pueden denunciarme por difamación porque no he indicado nombre alguno.

Las marcas alimenticias

Voy a denunciar al que más me indigna, porque utiliza el llamativo distintivo de “ibérico” por decir que disfrutemos de lo nuestro.

Vídeos destacados del día

Cierto, la carne de cerdo es saludable porque posee nutrientes beneficiosos al organismo que son las responsables de la formación del tejido muscular y cerebral. Por lo cual, es imprescindible comer carne roja al menos dos o tres veces a la semana hasta los dieciocho años que termina el proceso principal de crecimiento. Más adelante, es opcional. Sí, habéis leído correctamente el cerdo es carne roja. Hay partes donde es fácil eliminar su grasa, como el lomo o el jamón pero no ha sido transformado súbitamente en carne blanca por mucho que se anuncie así por televisión. Sus partes grasas poseen colesterol LDL que se acumula en las paredes de las arterias, a diferencia del colesterol LDH que arrastra al anterior hasta el exterior del organismo. Está presente, principalmente, en el pescado azul. Pero si alguien piensa que el cerdo es carne blanca y lo consume a diario posiblemente podrá terminar sufriendo un infarto. Así de clara soy, sé de testigos a los que les ha pasado. Afortunadamente, se salvaron gracias a la medicina moderna y pudieron decírmelo, no sólo porque lo haya estudiado.

Ya que he citado el pescado azul, hay un anuncio digno de mención, sobre el atún en conserva. Existe una marca que anuncia que su atún es el mejor porque lleva ácidos grasos omega 3 y oleico. El atún es pescado azul, por lo que todas las marcas de atún del mundo ya los llevan, aunque su coste sea menor. Además, añaden las palabras siguientes: enriquecido con ácido omega 3 y oleico sólo por ser atún en aceite de oliva. Naturalmente, cuesta el doble. El aceite de oliva virgen extra es un antioxidante natural que posee este tipo de ácidos grasos naturales. Es decir, que comprando una lata de atún corriente y añadiendo un “chorrito” del aceite de oliva de casa, ya lleva lo mismo.

El paté o la leche son algunos de los productos en cuestión

También pasa lo mismo con cierta marca que anuncia que su paté es el mejor porque es rico en hierro. El paté está hecho de hígado y el hígado es rico en hierro, sea la marca que sea del mundo.

Por último, los anuncios de los beneficios de ciertas marcas de leche. Otra vez lo mismo, es mejor la suya porque además de calcio lleva omega 3 y omega 6. Toda la leche de vaca lo lleva.

Anhelo sinceramente que este artículo haya disipado las dudas de los lectores y demostremos que poseemos el juicio suficiente que nos dicta nuestro sentido común y la información veraz que llega hasta nosotros. Consumismo responsable y ahorro anti-crisis. Ya no nos dejamos llevar por absurdos trucos de "márquetin". Aguardo que la salud sea un lema en vuestra vida.

Gracias por leerme.