El partido presidido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no deja de generar titulares y es que no hay un solo día en el que no sea tendencia en las redes sociales y en los medios de comunicación, tal parece que el Partido Popular, la corrupción política o sus “neófitos políticos” están de moda.

Lo cierto es que a día de hoy el PP se sitúa en el top de un sin número de tramas, ligadas presuntamente a hechos relacionados con la corrupción política y que visto lo visto no les da tregua a los populares.

Para poder debatir sobre este tema que anda de boca en boca, debemos tener claro la definición de corrupción política, el concepto se refiere al mal uso del poder público para conseguir beneficios de forma fraudulenta, generalmente se lleva a cabo de un modo clandestino y secreto.

Es la primera vez en la historia de la democracia española en la que se cita a un presidente del Gobierno a declarar ante un juez por supuestos casos de corrupción.

Y es que en lo que se refiere a este tema, la lista de imputados del partido popular es demasiado amplia como para nombrarles uno por uno aquí.

Un caso reciente es el de unos de los predilectos de quien fuera “lideresa” de la comunidad madrileña, Esperanza Aguirre, es el del ex presidente de la comunidad de Madrid, Ignacio González, detenido este miércoles en su domicilio de Madrid, presuntamente implicado en una “organización criminal” que operaba por medio de la empresa pública Canal Isabel II y otros hechos que se le atribuyen.

Frases como, “no me consta, “no lo sé” o “no me compete”, son sólo algunas de las expresadas por los políticos a la hora de ofrecer declaraciones sobre temas de carácter corrupto.

Tal parece como si estuviéramos frente a un castillo de naipes que se desploma poco a poco y donde la confianza entre los compañeros de partido y las frases como: ”Yo metería la mano en el fuego por…”, están quedando en un segundo plano y es muy probable que antes de ser pronunciada por algún político, se lo pensara dos veces.

Vídeos destacados del día

Dicho de otra la manera, la corrupción política es un fenómeno que golpea a la sociedad española… una sociedad compuesta por ciudadanos, que depositaron su fe, esperanza y confianza en un partido, el cual lo eligieron no una, sino dos veces en menos de un año, un hecho sin precedentes, en el que cabe recordar el desacuerdo entre los partidos políticos para llegar a un consenso, de cuyo resultado ganó el PP.

En cualquier caso nos queda esperar, comprar muchas palomitas, no perder las esperanzas, confiar siempre en la justicia… y como no, que algún día los españoles sean capaces de entender frases como, “somos sentimientos y tenemos seres humanos” como diría, Mariano Rajoy.