La Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de EE.UU ha informado este miércoles que añade una nueva categoría a los premios Óscar en la que premiará la "Mejor Película Popular"

Críticas a la nueva categoría

Tras anunciarse esta noticia vía redes sociales ya han sido muchos los seguidores de la gala que han mostrado su descontento. Pero, ¿Por qué ha creado tanto revuelo esta propuesta? En primer lugar, el hecho de que exista una categoría específica para las películas más taquilleras se ha tomado como una falta de respeto para las mismas, ya que se entiende que durante estos 90 años de ceremonia, los blockbuster no han tenido posibilidad alguna de ganar el Premio a Mejor Película.

Por lo que esta categoría desde el punto de vista de algunos se ve como un premio de consolación.

Algunas figuras relevantes del sector han querido mostrar su descontento. El director y guionista español Dani Sánchez Arévalo comentaba que la única manera en la que le parecería bien premiar la película más popular sería si todos pudiéramos votar, sin tener en cuenta la taquilla. Por otro lado el actor Elijah Wood, protagonista de "El señor de los anillos" escribió: ¿Categoría más popular? Off.

Por otra parte son muchos los que forman el equipo técnico y humano de una película que durante mucho tiempo han sido silenciado por la Academia y sin optar a un premio: Ayudantes de dirección, directores de casting, voz de doblaje, dobles de escenas etc.

A parte de esta nueva propuesta, durante la 91ª edición de la gala de los Oscars podremos ver otras novedades, como una reducción de tiempo de la ceremonia a 3 horas y la entrega de algunos premios durante la publicidad. Estos aspectos también han traído polémica. ¿Quién recibirá el premio fuera de emisión?

¿No es esto, otra forma de infravalorar algunas categorías? De lo que estamos seguros es que la próxima gala de los Oscars va a traer mucho de que hablar.

¿Qué es lo que ha causado que se produzcan estos cambios?

Aunque muchos hablan de que detrás de la nueva categoría está ABC, la cadena que emite la gala y que al mismo tiempo es propiedad de Disney, lo más seguro es que estos cambios se deban a la gran bajada de audiencia que han tenido las últimas ediciones.

El año pasado la ceremonia de entrega de premios fue la menos vista de la historia con 26,5 millones de espectadores.

Lo cierto es que estemos o no de acuerdo con los nuevos cambios, la gala de los Oscars seguirá siendo una fiesta para los amantes del Cine y seguirá sin ser una ciencia exacta a la hora de valorar la mejor película, porque en el fondo ni las votaciones de los 6.000 miembros de la Academia van a decidir cuál es la mejor película del año.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!