Lisa Brennan Jobs es hija del creador de Apple, Steve Jobs. En los próximos días, ella publicará un libro de memorias llamado “Small Fry” donde relata cómo fue su relación con uno de los genios de la tecnología del siglo XXI. De acuerdo con lo relatado por Brennan Jobs, la relación entre padre e hija no fue la ideal, ya que desde su nacimiento, Steve Jobs, mostró pocas señales de simpatía por esta. Aún así, esta no dejó pasar las oportunidades para fomentar el afecto entre ambos.

Lisa nació el 17 de mayo de 1978, siendo hija de Jobs y Chrisann Brennan. Sin embargo, a pesar de que su padre estuvo presente durante su nacimiento, este negó por dos años que fuese su progenitor y alegó que era estéril e incluso dio el nombre de otro hombre, indicando que era el padre de la niña.

Pero en 1980, a través de una prueba de ADN, se determinó que el genio de Apple era el padre de Lisa Brennan. Además, un juez sentenció que este debía pagar gasto del seguro social y una pensión mensual de 500 dólares a madre e hija. Cabe destacar que durante el par de años en que Jobs negó a Lisa, su madre se hizo cargo de esta con trabajos de baja remuneración, algo que quedó grabado en la memoria de la niña.

Un hombre distante y frío

Brennan Jobs describe a su padre como un hombre distante y frío, puesto que nunca tuvo buenos tratos con ella y además resalta que este “no era generoso con el dinero, la comida y las palabras”. La revista Vanity Fair publicó algunos fragmentos del libro, en los que destaca que a pesar de lo ocurrido, la hija de Steve Jobs lo acompañó durante el padecimiento de su enfermedad (cáncer de páncreas) que lo llevó a la muerte el 5 de octubre de 2011.

“El último año lo visité un fin de semana en meses alternos. Me había quitado la idea de una gran reconciliación, esa que ocurre en las películas, pero seguí yendo de todas formas”, indica Brennan Jobs.

Reconocimiento tardío

En “Small Fry”, Lisa Brennan Jobs escribe sobre sentimientos, ilusiones, desencuentros y decepciones que sufrió con su padre; incluso indica que insistió en lograr algún tipo de reconocimiento por parte de él, el cual “llegó tarde”.

Con respecto a eso, la autora comenta que siempre creyó que la computadora de Apple llamada Lisa, lanzada en 1983, tenía su nombre, lo que fue negado por Steve Jobs en varias ocasiones. Pero años más tarde, durante un encuentro con el cantante de U2, Bono, este preguntó sobre el origen del nombre del ordenador, a lo que Steve Jobs finalmente reconoció que se debió a su hija, la cual agradeció al artista por hacer la pregunta, ya que estuvo por mucho tiempo esperando esa respuesta.

Se espera que el libro sea publicado a finales del año.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!