En la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Ramón María del Valle-Inclán comenzó sus estudios de Derecho a finales del s. XIX. Ahora, a inicios del XXI es la universidad de referencia para poder estudiarle y entenderle. Sucesivas donaciones de textos y documentos sobre él dotan a la USC del material básico para cualquier investigación profunda sobre el escritor. A ellos se une ahora la biblioteca personal y un archivo familiar donados por sus sucesores. Un precioso gesto que abrirá la puerta a nuevos estudios sobre el padre del esperpento.

Un fondo documental ingente que se completa con esta aportación familiar

La actual donación aumenta en unos 5000 Libros lo que ya se tenía sobre Inclán. Además, están las carpetas con documentos varios y los recortes de prensa, con fechas que van desde 1936 al 2006. Si la USC ya contaba con los manuscritos del escritos y multitud de ediciones de sus obras, además de otros escritos, ahora recibe el espaldarazo que completa el fondo documental.

Se ha comparado la donación con un taller, diciendo que en ella se encuentran las herramientas, las influencias con las que trabajó y se formó Ramón María. Ahora se podrán comprender mejor sus gustos, saber de las fuentes que utilizó, confirmar sospechas de lecturas.

También, gracias al archivo familiar, se podrá rastrear la imagen que la sociedad se iba construyendo sobre él. Y las amistades que forjó, al menos con literatos contemporáneos, podrán estudiarse gracias a un detalle oculto en unos 600 libros de su biblioteca: los que iban dedicados y firmados por cada autor a nuestro protagonista.

La USC es el lugar básico de investigación sobre su figura

La donación familiar estará a buen recaudo. La USC dispone de una Cátedra específica sobre el literato gallego, que participa con otros grupos e investigadores, de modo que el legado custodiado se conozca lo mejor posible. Incluso están trabajando en la digitalización de la documentación y esperan la pronta edición digital, para que cualquier interesado la tenga al alcance de su ordenador.

La Cátedra de Extensión Cultural Valle-Inclán de la USC se creó el 20 de marzo de 2002. En la Universidad, desde 1988, ya estaba activo el Grupo de Investigación Valle-Inclán da USC, con el que colabora. La Cátedra ofrece un Seminario Permanente de investigación, diálogos y cursos, además de una Biblioteca sobre el autor, con dos líneas editoriales: publicación de obras y materiales de estudios e interpretación.

La actual donación se irá integrando en el conjunto, aunque habrá que esperar, porque la tarea es ingente. Oficialmente, se abre un período de cinco años para el estudio, la clasificación y la puesta a disposición de todos.

Sigue la página Libros
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!