Rubber Soul está considerado como el momento en el que The Beatles dejaron definitivamente de hacer canciones pop facilonas para acreditarse como unos artistas que investigan la música, que innovan y así van creando tendencia musical a su alrededor. Este disco fue el primer paso serio para que hoy en día sean considerados como lo que son.

Pero su siguiente disco, Revolver, que se lanzó ocho meses después en agosto del 66, fue el que rompió con el grupo que arrancaba chillidos en sus actuaciones para generar otras sensaciones más placenteras para el oído. Si comparamos Please Please Me con Tomorrow Never Knows, está todo claro.

Los Beatles finalmente crecieron en Revolver

Ya habíamos intuido detalles de madurez compositiva en Help! y más tarde en Rubber Soul, pero nada como esto, lo que lo convierte quizás en el álbum más importante de los años 60 por varios motivos.

Tres años seguidos de grabar sin parar, giras mundiales, seis álbumes publicados, dos películas, una gran cantidad de singles con números uno en las listas e incontables apariciones públicas en televisión habían agotado a la banda, que apenas tenía descanso. Su última gira había sido un desastre emocional, llevando a sus miembros a echar el cierre a las actuaciones en directo.

Recomendable el documental The Beatles. Eight Days a Week. The Touring Year, para situarse un poco sobre lo que estamos hablando

Encerrados en su nuevo hogar, el estudio de grabación

Ya en su día, la banda había comenzado a experimentar en el estudio, introduciendo otros instrumentos, alejándose un poco del clásico combo o como la retroalimentación de la guitarra con la que se inicia la canción I Feel Fine editada en 1964, así que cuando empezaron a las sesiones de Revolver en abril de 1966 estaban listos para ir aún más lejos.

Las 14 canciones que componen el álbum, además del single Paperback Writer/Rain lanzado a principios de mayo, responden a esta nueva y valiente dirección tomada. Es el primer álbum de rock que realmente se toma como un concepto, como una obra completa, cuando en el mercado los artistas se enfocaban en canciones sueltas y veían al LP como una colección de canciones tan solo concebida como un producto sin más, alejado de toda motivación artística.

Desde el inicio del disco que abría curiosamente con una canción de Harrison, Taxman hasta su fantástico cierre con Tomorrow Never Knows, en el que las influencias hindues y psicodélicas del momento se imponen, con una canción con un solo acorde, Revolver rompe con todos los cánones establecidos hasta ese momento.

Otras canciones que destacan enormemente son Elanor Rigby, Here, There and Everywhere, Yellow Submarine, Got to Get You Into My Life...

Explorando los límites del sonido

En el estudio de Abbey Road y de la mano de George Martin, The Beatles prueban los límites de lo que podrían hacer en el estudio. Desde las cuerdas de la suite que adornan el elenco artístico de "Eleanor Rigby" de Paul McCartney hasta el viaje LSD de tres minutos de John Lennon "Tomorrow Never Knows",

“Quisiera que mi voz sonara como si estuviera cantando en lo alto del Tíbet” pedía Lennon al ingeniero Geoff Emerick. Fue en esta época que el grupo comenzó a experimentar con sustancias varias psicodélicas y otros tipos.

A partir de ahora, en cada álbum de los Beatles se vería a una banda con ganas de mostrar algo diferente y así fue hasta su último disco.

Poco después llegaría lo que sería el cierre magistral de esta trilogía mágica, Sgt. Pepper Lonely Hearts Club Band.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!