Increíble, legendaria, inolvidable, no hay suficiente lista de adjetivos para describir cómo ha sido el concierto de Red Hot Chili Peppers en la nueva edición del Festival Lollapalooza 2018 Argentina.

Una noche que pasará a los anales de la historia ya que se interpretaron temas como Nevermind, Hump the Bump y Strip my Mind, sin lugar a dudas una noche donde los fans de la banda californiana se vieron totalmente satisfechos tal y como se podía ver en la expresión de sus ojos y los pogos cargados de energía.

El sonido de un clarinete daba inicio a otra nueva performance de Red Hot Chili Pepepers ,en el Hipódromo de San Isidro, mientras Flea, Josh y Chad eran los encargados de poner el ritmo instrumental a la noche con un potente jam que servía para enloquecer a un público que iluminaba la noche con sus teléfonos como si de una noche de pleno verano se tratara. El efecto causado por el público saltando teléfono en mano es una experiencia maravillosa de vivir.

Can't Stop fue la canción elegida para dar inicio a un setlist, que iba a estar lleno de sorpresas para el público argentino, y en la que Anthony Kiedis demostró una vez más el por qué de ser llamado hijo del rap-funk gracias a su gran interpretación de dicha canción, además Josh,-quien cada vez hace olvidar más a John Frusciante-, junto a Flea y Chad se encargaron de impartir el ritmo funky tan característico de la banda.

Tras un inicio explosivo llegó el momento de poner la calma al concierto, las encargadas para hacerlo fueron las canciones Snow y Zephyr Song que sirvieron para que el público cantase junto a Anthony, cuya voz se notaba un poco desafinada, los coros e hiciera de ésto algo muy bonito. Los fuertes slaps de Flea daban inicio a la canción Dark Necessites cuyo ritmo funky hacía recordad al funk tocado en los años 80 en Estados Unidos y que era inspiración para muchas bandas de música.

Strip my Mind fue el inicio a una noche llena de sorpresas

Con una canción que ha sido tocada pocas veces por Red Hot Chili Peppers, como es el caso de Strip my Mind, fue fue la llama que encendió la vela a temas que habían quedado en el olvido para los 100.000 fans que acudieron a ver la performance de la banda californiana.

Le seguirían Nevermind,-canción que no era tocada desde el año 1996 cuando Dave Navarro estaba en la banda-, para seguir dando más energía en la noche con la interpretación de Go Robot acompañado de una serie de jams improvisados que fueron deleite para el público.

Uno de los momentos más emotivos de la noche llegó cuando Chad y Josh empezaron a tocar una melodía ritmosa y bailable muy similar a uno de los temas clásicos del disco de Stadium Arcadium, Hump the Bump, cuando Anthony empezó a cantar el público enloqueció al poder escuchar como un tema que no era tocado desde el 2007 era nuevamente tocado con ellos presente.

Uno de los aspectos más íntimos y calmados llegó con la interpretación de If, un tema perteneciente al disco Stadium Arcadium y que que solamente fue tocado una vez en 2006, ya que al interpretar esta canción los cuatro miembros de la banda se juntaron formando una única imagen que mostraba la unión que hay entre todos los miembros.

A una noche épica no podían faltar los clásicos como Californication, By the Way, Under the Bridge y la clásica canción Give it Away que servía para dar cierre a una de las noches más singulares y gloriosa noche de música vista en Argentina.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más