Jennifer Lawrence ya se ha convertido en un icono dentro del mundo del cine, pero también de puertas para fuera debido a su gran naturalidad y a su facilidad para soltar por la boca todo lo que piensa. Gracias a ello nos ha hecho pasar muchos momentos cómicos y también nos ha sorprendido con otros tantos.

La actriz no pudo ver la película del director Paul Thomas Anderson

Jennifer se encuentra en plena promoción de su nueva película Gorrión Rojo, por lo que no para de hacer posados y ofrecer entrevistas, muchas de ellas comentadas ya sea por lo que dice o por lo que lleva puesto.

El caso es que no termina de salir de un escándalo para meterse en otro.

Una de sus últimas entrevistas, concedida en el podcast WTF de Marc Maron, ha hecho que nos cuestionemos de qué manera funcionan los Oscars y cómo se van ofreciendo las votaciones en la Academia de Hollywood. Entre otras tantas preguntas, el presentador le pidió que diese su opinión sobre la tan comentada película de El hilo invisible. A pesar de que el largometraje contaba con 6 nominaciones y con todo el favor de la crítica, Jennifer confesó que no pudo pasar de los tres primeros minutos.

Ni siquiera, estaba segura de qué trataba así que, directamente le pregunto a Maron: "¿Sólo va de ropa?".

Ante el asombro de Maron, por estas declaraciones, intentó convencer a la actriz de que, tal vez si le hubiera dado un poco más de tiempo a la película y hubiese profundizado en la historia, su idea sobre esta podría ser distinta, explicándole que lo que Anderson (el director) quería contar era una peculiar historia de amor entre dos personas.

Sin embargo, Jennifer tenía también una respuesta para esto. Según ella, lo que intuía es que se trataba de un hombre cuyo trato con las mujeres era despreciable, ya que se limitaba a hacerlas sentirse inseguras y menospreciadas por su aspecto físico y que, a pesar de todo, ellas caían rendidas a sus pies locamente enamoradas, ya que, al fin y al cabo, aquel hombre era un artista.

La actriz ha tenido alguna relación tormentosa

Una de las razones por las que Jennifer no siguió viendo la película fue debido a sus propias vivencias. Tal y como siguió contando en la entrevista. Ella ya había vivido esa situación de menosprecio en alguna relación anterior, por lo que no necesitaba revivirlo durante dos horas de película.

Después dejó bien claro que, cuando hacía referencia a 'otras relaciones' no se refería precisamente al director de su anterior película Madre, Darren Aronofsky, sino a otras personas anteriores que no tienen por qué ser conocidas por el público.

¿Habrá visto Jennifer el resto de las películas nominadas?

Lo que nos queda de toda esta entrevista, es la manera en la que se conceden los votos en la entrega de premios cinematográficos más importante del año. ¿No se supone que para poder juzgar una película hay que visionarla primeramente?. El testimonio de la actriz ha reabierto la polémica sobre la validez de los votos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!