Brunelleschi fue participe de un gran número de obras en el Renacimiento y en concreto, Florencia. En este caso puso sus manos sobre la capilla de Andrea Pazzi que forma parte de la iglesia de Santa Croce realizada entre el año 1429 y el año 1444. Finaliza dos años antes de la muerte de Brunelleschi.

El trabajo de Brunelleschi: la capilla

En 1429 todo está firmado pero no comienza a realizarse la obra hasta un año después. Aunque es cierto que la obra se terminó en el año 1444, la ornamentación no finalizó hasta mucho más tarde en el año 1469, por lo que Brunelleschi no estuvo en esa parte.

Anuncios
Anuncios

Aunque en la imagen nos parece monumental, la capilla es una construcción de tamaño pequeño aunque impresiona el pórtico que está coronado por una bóveda de cañón lo que hace que sea una entrada triunfante, literalmente ya que recuerda a un arco del triunfo. Esta capilla fue diseñada para la familia Pazzi a modo de recinto funerario. Es una de las construcciones más famosas de Brunelleschi y está ligada al primer claustro de la iglesia franciscana de la Santa Croce.

En ella podemos apreciar los elementos clásicos muy familiares en la época renacentista como por ejemplo el empleo meticuloso de las proporciones y de la armonía.

Los elementos que forman la capilla de Andrea Pazzi

La fachada comienza con un pórtico que está compuesto por cinco tramos entre seis columnas de estilo compuesto. Los extremos están adintelados mientras que el tramo central está coronado por un arco de triunfo muy usado en la época renacentista ya que es uno de los iconos de la antigua Roma.

Anuncios

Este además, para que sobresalga de lo demás es muy alto y el doble de ancho.

Encima del pórtico podemos apreciar un ático que está ornamentado con pilastras corintias. Está basado, al igual que la iglesia del Santo Espíritu, en la sacristía vieja de San Lorenzo. Sin embargo, esta construcción fue más difícil de realizar ya que tuvo que tener en cuenta aspectos que no había en la sacristía vieja. Por ejemplo, tuvo que fusionar una planta rectangular con una cúpula.

Para solucionar este problema tuvo que realizar un crucero formado por dos tramos transversales que a su vez estaban cubiertos por casetones, un elemento muy utilizado en el Renacimiento.

Por otra parte, la cúpula está sustentada sobre pechinas adornadas con medallones. Estos fueron realizados por el gran Luca della Robbia utilizando la terracota en la parte superior de los muros laterales. Otro artista que aportó su grano de arena con el atrio de la capilla fue Giuliano da Maiano.

Anuncios

Haz clic para leer más