El blog de historia Ad Absurdum cuenta la historia de Carlos II y sus calzoncillos robados. Todo comienza debido al hecho de si Carlos II puede o no tener hijos porque ya había tenido esposas suficientes como para engendrar al menos un heredero.

Al principio acusaron a su primer esposa de ser la culpable de no engendrar heredero pero cuando llegó la segunda, parece que empezaron a darse cuenta de que el que podía tener el problema era el Rey Carlos.

El interés sobre Carlos II

Estamos hablando de un rey [VIDEO]y por supuesto, había numerosas casas reales interesadas en acceder a él. Por lo tanto, era de mayor interés saber si podía o no engendrar hijos.

Está claro que si alguna de estas casas conseguía acceder a un matrimonio con Carlos II, su patrimonio se vería aumentado por mucho.

Es entonces cuando toma protagonismo Francia, una de las casas reales más interesadas. Tanto lo estaba que decidió hacer un robo rozando lo surrealista. Había mucha tensión en el ambiente y había que salir de dudas de una vez. Tal fue así que François de Pas decidió robarle los calzoncillos al rey Carlos II. Os preguntaréis que para qué razón van a querer los calzoncillos. Es decir, creo que nadie creería que unos calzoncillos van a dar la solución, por mucho que sean del rey.

Sin embargo, al parecer, el rey sufría de eyaculación precoz lo que hacía que su ropa interior estuviese habitualmente manchada. Ahora bien, no fue por tema de superstición sino que François de Pas pensó que mediante un análisis de su semen podría saber si era fértil o no.

¿Cómo consiguió el calzoncillo del rey Carlos II?

Me puedo imaginar que es bien difícil acceder a un calzoncillo de su majestad. Sin embargo, sobornaron a una lavandera real para que pudieran conseguir uno fácilmente. Eran un plan que tenía muchas probabilidades de salir bien a menos que el rey contase sus calzoncillos.

Una pena que aún consiguiendo el calzoncillo no fuese posible saber si era estéril o no. François de Pas era un adelantado para su época. Se conocía la existencia de los espermatozoides pero no de cómo analizarlos.

Ad Absurdum nos explica que ahora sabemos cuál era la enfermedad de Carlos II. Y es que, no es que fuera estéril sin más. El rey padecía el síndrome de Klinefelter lo que hace directamente que no puedas tener hijos. Consiste en una alteración de los cromosomas.

No es de extrañar teniendo en cuenta que proviene de una familia donde se practicó la endogamia durante mucho tiempo. Tanto es así que Carlos II salió con un coeficiente de consanguinidad de 0,25. Esto viene a ser casi como si fueras el resultado de dos padres hermanos.