The King of New York (El rey de New York, 1992). The Funeral (1995), Aditction (1996) o la magnífica Go Go Tales (2007), son una buena escusa para poder ir a la Filmoteca, pero si hay que poner una carta de presentación sobre la mesa, Bad Lieutenant (El teniente corrupto, 1993), fue el film que nos abrió un #Cine de oscuridad donde regocijarse en el mundo de Abel Ferrara (Bronx 1951), un espacio funeral del alma [VIDEO] humana –gran parte de este baile se recoge de la relación que Ferrara tuvo con las drogas- El sargento corrupto, con un implacable Hervey Keitel en su viaje hacia el infierno, es un film repleto de imágenes y viajes a la humillación del ser humano.

Ferrara se consolido así, como uno de las firmas imprescindibles de el Indie americano junto a Cimino y Jarmush. De esta santa trinidad, el autor que más ha buceado en el laberinto de la perdición, un camino [VIDEO] que, ya en sus años maduros, parece ir encaminado hacia la expiación y la luz. De la oscuridad el cineasta afincado hoy en Roma, retomó el camino de la redención en la década del 2000, para a día de hoy, regalarnos films como su última película: Pasolini (2014), un film lumínico de las últimas horas del cineasta italiano antes de su asesinato en 1975.

#Historias