Aprender es el la actividad más importante que hacemos en nuestra vida. Esta puede ser una actividad pasiva donde sólo nos convertimos en meros contenedores de las ideas y experiencias de los demás, o realmente ser parte activa en la adquisición del conocimiento

Ayer se suicidó desgraciadamente en Robin Williams (leer My captain Oh captain. Have a nice trip), un actor cómico que triunfó precisamente haciendo papeles dramáticos. Como es lógico habrá gente a la que le gustaba más y otra que menos, es sólo cuestión de gustos; pero aparte de ser afortunado de haber trabajado en muchas películas que no te dejaban indiferente, fuera de la ficción también mostraba su mirada crítica de las cosas la cual siempre amenizaba con un punto de humor. Como decía su personaje en " El Club los poetas muertos" siempre hay que mirar las cosas desde otra perspectiva diferente; algo que en vida lo practicaba.

El Diablo es más sabio por viejo que por diablo es un refrán donde se pondera el valor de la experiencia. Sin embargo vivir tiempo no garantiza la sabiduría. En mi vida he coincidido con gente muy mayor y más inteligente que yo la cual mostraban una ignorancia extrema. Obviamente poco o mucho aprendes con el paso de los años pero si no haces un mínimo de esfuerzo el conocimiento se pasea por tus narices sin interaccionar lo más mínimo. 

Los dioses prevén el futuro no porque sean más poderosos, sino porque lo ven desde otra perspectiva. Cuando eres pequeño, al ser más bajo que la altura de las mesas, saber que hay encima de ellas era un total misterio, a menos que los padres te dijeran que había tú no lo podías saber; tus padres no eran más poderosos que tú, sencillamente tenían otra perspectiva. Hoy si tiene hijos estos creen que tiene algún tipo de poder para que os avanzad muchas veces a lo que harán, y no se ningún poder es la perspectiva que da el tiempo que hace intuir la acción (aunque también a veces sorprenden). La perspectiva hace que un determinado conocimiento tenga más de una cara, y que la realidad no sea tan lineal como muchas veces parece. 

Hoy en un mundo de Masters, Coaching y todo tipo de cursillos; olvidemos que lo más importante a la hora de aprender es la actitud crítica frente al conocimiento que adquirimos. No es cuestión de dudar si el dato es cierto, si vamos a un curso de cualquier cosa seguramente lo es, y si no fuera siempre tenemos tiempo para corregirlo; sino contrastarlo a lo que ya conocemos. No es extraño observar gente que da por buenas cosas que son antagónicas con toda la naturalidad del mundo, y no es por el hecho en sí, que por otro lado podría ser perfectamente sostenible si la persona ha sido capaz de encontrar la manera de hacerlo compatibles, sino el hecho de que tienen los conocimientos almacenados en compartimentos estancos, sin relación entre ellos aunque sean adyacentes. 

El resultado de todo ello es la falta de pensamiento crítico. Este hecho adquiere su dramatismo en la actualidad cuando la cantidad de información y la facilidad para conseguirla son casi infinitas comparadas en cualquier época humana. Un ejemplo es la denuncia de que los laboratorios tienen ya una inmensa plantación para hacer  el antídoto del Ebola, y esto no se construye en cuatro días y bla bla...; es obvio que un invernadero de 2 hectáreas lleno de plantas de tabaco genéticamente modificado no se hace en dos días, pero de algún lugar  han que sacar las moléculas con que experimentar. Creo que no hay que ser microbiólogo para llegar a esta conclusión, antes de pensar en conspiraciones. 

Es una pena llegar donde hemos llegado y tener que dar la razón a un pensador muerto durante la primera guerra mundial, pronunciadas ante aquel desastre "Occidente es el resultado de un par de docenas de sabios, gobernados por unos adolescentes que les siguen una multitud de hombres de las cavernas"


¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más