La psicoquinesia (psicokinesis) es un fenómeno parafísico y una de las ramas de la parasicología que se basa en el concepto de que la mente de una persona puede ejercer cierto efecto sobre objetos materiales sin la intervención de instrumentos físicos. El planteamiento de que la mente pueda penetrar en el espacio y hacer que los objetos experimenten sus efectos es fascinante y asombrosa, al igual que todas las capacidades que nuestro cerebro posee.

Ya los científicos no investigan si la psicoquinesia es posible sino que indagan en las aplicaciones prácticas de este fenómeno ya demostrado.

Los doctores Rhine y Pavel Naumov han concluido que nuestra capacidad de mover elementos con la mente es una realidad.

La utilización práctica de la psicoquinesia es numerosa y variada: Entre otras muchas, se ha empleado para impedir el crecimiento de plantas enfermas en cultivos, así como para acelerar el crecimiento de las plantas sanas. También se ha demostrado que es posible emplear la mente para controlar los latidos del corazón o la tensión arterial, según la voluntad de la persona que desencadena su energía psicocinetica.

La PK requiere aún de investigaciones más extensas pero puede estudiarse y medirse de forma científica. Hoy por hoy aún no hay respuestas solidas sobre la propiedad de la fuerza que produce el efecto de la PK.

El descubrimiento exacto de la esencia de la psicoquinesia y de las leyes que la gobiernan podría arroyar luz sobre la ponderada cuestión de la falta de energía en el futuro. Acaso los doctores en física puedan ofrecer la respuesta a las preguntas de los parasicólogos a este respecto.

J.B. Rhine apoya la teoría de que la psicokinesis tiene se basa en la relación que existe entre la mente y el cuerpo.

Considera que la energía nerviosa dirigida, se transforma en energía muscular. Esta energía muscular o cinética, controla por lo tanto el movimiento de los objetos. Los parasicólogos parten de la base de que la mente no está encerrada en el cuerpo físico, sino que puede viajar a través del espacio y del tiempo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!