La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha informado en rueda de prensa telemática que Turquía ha requisado cientos de respiradores. El destino de este material sanitario era abastecer a los hospitales de algunas comunidades españolas, entre ellas Castilla-La Mancha, presidida por Emiliano García-Page, quien ha informado que su Administración ya había abonado el precio íntegro y que ascendería a unos tres millones de euros, según han dado a conocer fuentes del Ejecutivo.

Turquía restringe la exportación

Durante la ronda de preguntas de la mencionada rueda de prensa, la ministra ha dado a conocer la decisión del Ejecutivo del país extracomunitario de aplicar restricciones "de amplio espectro" sobre la exportación de productos sanitarios, como medida de prevención contra el coronavirus [VIDEO], que sigue aumentando en casi todos los países del mundo.

En los últimos días, según González Laya, el Gobierno español, concretamente los ministerios de Sanidad y de Asuntos Exteriores, han mantenido varias conversaciones con sus homólogos turcos para desbloquear estas restricciones. Fruto de esas conversaciones, se han conseguido recuperar varias partidas que incluían gafas protectoras, equipos de protección individual (EPI) y mascarillas, entre otros.

Sin embargo, la ministra ha reconocido que, después de tratar hasta en tres ocasiones el tema con el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, "hasta aquí hemos podido llegar". Admite que Turquía no tiene previsto enviar en un futuro cercano los cientos de respiradores, que se habían adquirido en China.

El avión que transportaba los respiradores ha sido intervenido por las autoridades aduaneras de Ankara y, si bien no son un producto propiamente exportado por Turquía, se han sometido a las restricciones de exportación y serán devueltos en el mejor de los casos "en el plazo de unas semanas", según la ministra.

Una nueva decepción

Este incidente salpica al Gobierno de coalición de PSOE y Podemos, pocos días después de que se diera a conocer, que las pruebas de detección de la COVID-19 adquiridas a una empresa china eran defectuosas.

Los precios abusivos del material sanitario ofertado por otros países, junto con el riesgo de que este material no cumpla con las expectativas en relación con la calidad, hace que se abra el debate sobre la necesidad de impulsar el desarrollo industrial de estos productos, dentro de las fronteras españolas.

Esta preocupación se le ha trasladado en la misma rueda de prensa al ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien ha informado del aumento de producción de material sanitario en territorio nacional, que se está estimulando en estos precisos momentos y que servirá en el futuro como "garantía de suministro".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!