"Calma y paciencia" pide el piloto del Boeing 767-375 a sus 130 pasajeros, a quienes se les ha comunicado que el avión de la compañía aérea Air Canada deberá realizar un aterrizaje de emergencia, al haber perdido parte de su tren de aterrizaje.

El avión que se ha visto sobrevolando Madrid, a baja altura, y ha debido mantenerse al menos 3 horas en el aire para así quemar combustible, hacer que el mismo pierda velocidad y provocar que su descenso a tierra sea lo menos brusca posible.

“Les informaremos cuando estemos listos para el aterrizaje. Les damos las gracias por la cooperación y la paciencia", informó el comandante.

La compañía a informado que su personal se encuentra perfectamente entrenado para este tipo de situaciones por lo que no queda más que realizar las maniobras pertinentes, indica un artículo de europapress.

Apoyo de las autoridades

Un F-18 del Ejército ha salido de la base de Torrejón de Ardoz a modo de escolta al avión para comprobar el estado del fallo técnico. Por otro lado, el ayuntamiento de la Comunidad de Madrid ha activado un dispositivo de seguridad por prevención con la presencia de ambulancias del Protección Civil, Cruz Roja y los bomberos.

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha manifestado su interés a través de redes sociales con respecto a la tensión que se esta viviendo en este momento en el aeropuerto.

Familiares bajo custodia

En el canal de televisión 24 Horas, se informó de que los familiares de los pasajeros, próximos a aterrizar, se encuentran en una sala de espera privada habilitada en Barajas en las que las autoridades y la aerolínea hacen lo posible por generarles tranquilidad tras escuchar la noticia de la vuelta sorpresiva de sus familiares.

Se espera que a las 19:15 hora Madrid el avión este en tierra sin ningún tipo de inconvenientes.

Radares ubicados en puntos estratégicos de las pistas irán notificando la distancia a la que se encuentre el avión para así asegurarse a la perfección de que su acercamiento sea lo menos aparatoso posible.

Día complicado en Barajas

Este 3 de febrero se ha tornado diferente en el aeropuerto de Barajas. Temprano se habló de la presencia de drones en la pista de aterrizaje, lo que obligó a su cierre temporal mientras se resolvía encontrar al dueño del artefacto y la razón por la que volaba en territorio no apto para este tipo de actividades.

Según la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) utilizar drones en las proximidades de un aeródromo es una infracción grave y la multa por ello puede alcanzar los 90.000 euros. La Policía Nacional y Guardia Civil se mantienen en los alrededores del aeropuerto buscando al responsable del hecho.

Última hora

El avión canadiense ha logrado aterrizar sin problemas a la hora prevista.

Pasajeros y tripulación se encuentran fuera de peligro y se preparan para reunirse con sus familiares.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!