Ha sido un infierno”. Así califica M.G., persona que prefiere ocultar su identidad, su largo fin de semana en el Area 1 de Urgencias del hospital Gregorio Marañón de la capital de España tal como ella misma ha relatado para El Mundo.

Empieza la odisea

M.G. cuenta como llegó el sábado 17 pasadas las 9 de la mañana tras haber tenido una mala noche con dolor y fiebre que ella achacó a una reciente operación de amigdalitis a la que había sido sometida en esa misma clínica.

Y las complicaciones

Tras pasar por Admisión fue informada de que tenía que esperar un par de horas en Urgencias hasta que el otorrinolaringólogo que le debía reconocer terminase una intervención que estaba realizando en esos momentos. Pasado ese tiempo, a las 15:00, la informaron de que habían surgido complicaciones en el quirofano y debería esperar 3 horas más o irse a otro centro. Como M.G. había sido intervenida hacía pocos días en ese mismo lugar decidió irse a casa y volver pasado ese periodo.

Un espejismo

Una vez de vuelta tras esas 3 horas, a las 3 de la tarde, con en el mismo estado de salud y tras esperar un poco, fue atendida finalmente por el especialista, el cual le advirtió de la necesidad de hacerse un conjunto de análisis y una tomografía, y ya, por fin, le administraron tratamiento para calmar el dolor y bajar la fiebre.

Pocas horas después, a las 6 y media de la tarde, con los análisis y la tomografía en la mano acudió de nuevo al otorrinolaringólogo y este decidió que M.G. debía ser ingresada. De ese modo, y en lugar de ser llevada a planta, fue recogida en el Area 1.

El Area 1

Este espacio está equipado con 10 camastros y está destinado para los enfermos remitidos desde urgencias y que necesitan intervención o que a partir de una hayan tenido algún problema. Aunque la estancia máxima prevista para este lugar es de 24 horas, M.G. y otros pacientes la ocuparon durante más de 48. Un lecho, un asiento de plástico para una única compañía con la que se permite acceder y un rancho común para todos, recalentado y con retraso por la mañana y de dieta blanda el resto del día, van incrementando poco a poco la sensación de abandono. "(...) no hay atisbo de que vayamos a salir de allí. Las horas se hacen muy largas.", asegura M.G.

Pasa el tiempo en la isla

Aún habiéndose quejado al personal sanitario y queste le aconseja poner una queja, no es hasta 24 horas mas tarde, ya en lunes a las 9 y media de la mañana, que lo hace junto a otra mujer en su misma situación. Todavía tendrán que pasar 12 horas más hasta que sea informada de que, a las 8 de la tarde, va a ser subida a planta junto a otros 4 habitantes de esa isla llamada El Area 1 y otras 4 horas más hasta que sea efectivo el traslado. Ya estamos a martes y son la 12 de la noche.

Consiguen salir

“Llego a la habitación y ¡sorpresa! Tengo una habitación para 2, pero estoy yo sola." Con está tragicómica nota termina su relato M.G., quien hace hincapié en que "El trato de las enfermeras y personal fue impecable, sin un reproche, pero están totalmente colapsados. No es culpa suya, sino de la gestión de la sanidad madrileña"

Huelga de médicos

La Asociación de Facultativos Especialista de Madrid (AFEM) convocó para el 21 de marzo una paro en la actividad ,de 8 de la mañana a 9 de la noche, y una concentración por la dignidad profesional a partir de las 12 del mediodía frente al Ministerio de Sanidad.

"Nosotros no somos culpables de la crisis económica, los pacientes tampoco, pero ambos la sufrimos en primer plano con las políticas de Recortes desmedidos".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más