El racismo sigue siendo un terrible flagelo en Estados Unidos y por más que se ha intentado disimular o dar la apariencia de que es tema del pasado, surgen brotes de este mal. Este es el caso del hombre afroamericano que murió en manos de la policía en Estados Unidos. La víctima de nombre George Floyd supuestamente estaba tratando de pasar un billete falsificado en un establecimiento del tipo supermercado. Lo que desconocían las autoridades que llegaron al lugar es que un vídeo contradice la versión oficial.

La versión de la policía de Minneapolis difiere con las imágenes

Según la policía, el comportamiento de Floyd fue violento, ya que al oponer resistencia se vieron obligados a usar la fuerza.

Lo siguiente es lo cuestionable debido a que se ve claramente en las imágenes que el policía de Minneapolis de piel blanca le pone en el cuello la rodilla aplicando una especie de técnica vista en otras ocasiones contra personas de color. Esta técnica de sometimiento impide que el supuesto delincuente pueda respirar. Hasta ahora no se sabe si es un método usado oficialmente por la policía en ese país, o estos oficiales son racistas y usan estas técnicas de manera personal. Las súplicas de George Floyd se escuchaban, pedía clemencia, “no puedo respirar” decía el hombre. Poner en circulación billetes falsos es un delito muy grave en Estados Unidos y en cualquier país del mundo, pero no es castigado con pena de muerte ni maltrato en ningún lugar del mundo y mucho menos sin haber cumplido con el debido proceso judicial.

Para que un oficial de policía le quite la vida a un delincuente y sea justificado se deben cumplir muchos factores y en este caso no hay ni siquiera uno.

Se han hecho públicas otras imágenes que muestran a George Floyd cediendo ante el llamado de los policías y sin oponer resistencia sale de su automóvil esposado, e incluso camina voluntariamente hasta otro lugar y se sienta.

Luego el policía empezó a maltratarlo, no se sabe con qué intención o si trataba de sacarle alguna confesión, lo cierto es que las personas allí presentes gritaban que le quitara la rodilla del cuello y pedían también que lo revisaran porque se veía que ya no respiraba.

El asesinato de Floyd genera una ola de protestas

Como era de esperarse el hombre falleció y la ola de protestas en Minneapolis (Minnesota, Estados Unidos) ahora parece imparable. Estados Unidos ha sufrido mucho a causa del racismo y aquí no se trata de consentir un delito, todos están de acuerdo que si el hombre era culpable debía pagar por eso. El problema es que es un asunto delicado porque los supremacistas y racistas que abundan en ese país pudieran dar rienda suelta a sus perversas ideas y traer de regreso aquella etapa triste y cruel de la década de los 60. Lamentablemente, la policía no escuchó la protesta sino que respondieron con violencia, disparando esferas de goma y hasta gases para dispersar a las personas que pedían justicia por ese asesinato.

Se pronuncian el Concejal y una Congresista

La consigna de la marcha era la última frase que decía Floyd, "¡no puedo respirar!", debido a que lo estaban asfixiando. El problema con esta policía se incrementa y las consecuencias serán de gran magnitud. No solo está el asesinato de este hombre afroamericano sino que también han disparado gases lacrimógenos y pelotas de goma a gran velocidad a una marcha o protesta de esta clase.

No era una protesta en contra de gobiernos, ni por la economía. Más bien eran personas indignadas por un asesinato, así que en este ámbito se han pronunciado la congresista Ilhan Omar y el Concejal de Minneapolis Jeremiah Ellison. Ambos opinan igual, esta policía es una “vergüenza y causa repugnancia”. Es debido a esto que entrará en juego el FBI, para establecer la culpabilidad de estos agentes y se espera que la justicia llegue pronto.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!