Con el objetivo de trabajar en conjunto por la equidad de género para conmemorar el 8-M, se llevó a cabo el Foro Mujeres en Acción, en la Unidad Politécnica para el desarrollo y la Competitividad Empresarial (UPDCE), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el pasado 6 de marzo. Ante un público diverso y participativo,el evento organizado por dicha institución educativa y Future Team México, logró reunir a mujeres líderes y jóvenes emprendedores de los diferentes sectores de la población.

En ese sentido, el embajador de Future Team México, Juan Antonio Carmona García, resaltó que las mujeres están cambiando el mundo, ya que han demostrado tener la capacidad para desarrollarse en cualquier ámbito.

Sin embargo, por lo tanto, no podemos ser indiferentes a los acontecimientos de violencia que se suscitan en nuestro país.

“Estamos en una era de cambios y solo se pueden lograr mediante la participación activa de todos los sectores, así como con la cooperación internacional, basados en el respeto mutuo, la apertura de conciencia, la diversidad y la originalidad”, destacó el joven líder durante el desarrollo del evento el cual se unió a las conmemoraciones mundiales por el 8-M

Asumen compromiso de colaboración con la agenda 2030 como parte del 8-M

En la mesa de debates moderada por la Maestra Rita Morales, se conjuntaron las propuestas y experiencias de mujeres líderes mexicanas al compartir sus puntos de vista sobre temas de violencia, igualdad y desarrollo, al recordar a las precursoras del feminismo, las luchas por la obtención de espacios en un mundo masculino, así como la oportunidad única de cambiar alcanzar la equidad de género mediante el trabajo hombro a hombro con las juventudes inquietas.

Al respecto, la Directora de la Red de Género del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Araceli García Rico, señaló que las mujeres representan más de la mitad de la población del planeta, por lo cual, es necesario exigir y construir el mundo que queremos, pues será la herencia de los jóvenes.

“El mundo está cambiando, México va a decir que es lo que queremos a través de las mujeres más allá de la agenda 2030.

Exigimos seguridad y vida, libertad y trabajo, respeto a los pueblos originarios, queremos una tierra respirable, porque es el mundo que le heredaremos a nuestros hijos”, expuso la académica al fomentar una participación más puntual en las actividades por el 8-M.

De igual manera, la Directora del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (Cecyt) Plantel 6, Juana María Castro Servín, recalcó que la equidad de género no significa anular a los hombres ni asumir las estructuras patriarcales, sino el apoyarnos entre hombres y mujeres.

“Históricamente hemos demostrado que ambos géneros tenemos las mismas capacidades. Todos podemos destacar y ser triunfadores. ¿Qué haríamos las mujeres si tuviéramos un día sin hombres? Hay que trabajar juntos”, explicó Castro Servín.

Hablar desde el corazón

En otro momento, las 13 mujeres que conformaron el panel, compartieron sus experiencias, dolores y batallas, por el hecho de ser Mujer y buscar desarrollarse en un mundo dominado por hombres.

Ante ello, la lingüista y directora del Departamento de náhuatl del Centro de Lenguas Extranjeras (CENLEX) del IPN, Maestra Dominga Cruz Reyes, reflexionó sobre las etiquetas y estigmas que portan las mujeres desde el seno familiar, como no ser tratadas con dignidad, ser valoradas al igual que a los hombres en capacidad y oportunidades, lo cual se hace todavía más acentuado por el hecho de provenir de una comunidad originaria.

“Cuando llegué a la Ciudad de México, yo no hablaba español, llegué sola sin familia y además siendo mujer e indígena, eso hace las cosas más difíciles, hay muchas etiquetas. En muchos lugares las mujeres están destinadas a casarse, tener hijos, hacer tortillas y someterse al marido. En mi casa, mi papá maltrataba a mi mamá. Desgraciadamente aún en nuestros días, las mujeres son estigmatizadas desde la familia, más es las zonas marginadas y rurales”, apuntó.

Originaria de la Huasteca Veracruzana, Cruz Reyes impulsó a los asistentes a no sentir vergüenza por hablar en nuestra lengua materna, sino que a través de ella, se encuentren nuestros corazones, pues las lenguas originarias son la mayor herencia de nuestros antepasados que perduran para dar memoria a las culturas hasta la actualidad.

Desde pagar altos costos emocionales por estudiar a escondidas, tratar de cumplir diferentes roles, romper las reglas, ser aisladas o tratadas de rebeldes, no ser reconocidas, recibir desprecio familiar y social ante el sueño de superarse y recibir bajos sueldos, no por falta de capacidad sino por el sólo hecho de no ser hombres, fueron algunos de los testimonios que resaltaron las participantes al compartir sus experiencias para trabajar por la equidad de género, el precio para festejar un 8-M no obstante, coincidieron en que el gran reto está en aprender con cada uno de los silencios impuestos por las estructuras actuales para realizar cambios sólidos.

Luchar por una sociedad en equidad no solo en el 8-M

En tanto, la ex vicepresidenta de la Cámara de Diputados de la LIII Legislatura, Rosa María Armendáriz, recordó las dificultades que han enfrentado las mujeres a lo largo de la historia y en la política a fin de alcanzar una verdadera representatividad en la toma de decisiones.

De igual modo, consideró alarmante e intolerante el hecho de que 9 mujeres se suicidan cada diez minutos en nuestro país, pero ante la falta de sensibilidad de las autoridades, los casos de violencia y feminicidios se quedan tan solo en un número o un expediente, de ahí el llamado a protestar el 8-M y 9 de marzo.

“Hablo por las mujeres que no van a estar, por las que no van a llegar.

Si nos siguen matando, vamos a seguir exigiendo, vamos a seguir aburriendo a los indiferentes que no frenan las actitudes machistas y feminicidas, debido a la injusticia y la corrupción”, enfatizó.

Armendáriz Muñoz, insistió en que las mujeres hemos dado ejemplo de que tenemos la capacidad de competir al cien por ciento en cualquier sector pero son ahora los jóvenes quienes están construyendo las nuevas bases de la sociedad en el día a día, por ello, impulsó a los asistentes a ser una sociedad exigente y para ello superarse.

Desde su experiencia, la Doctora en Educación Magdalena Torres Abarca, manifestó que “todos los días son día de las mujeres, somos portadoras de vida, tenemos que estar unidas y luchar con los caballeros que han estado apoyando nuestras causas”.

La diputada y representante sindical por el Estado de Chiapas, ahondó en las múltiples dificultades por dignificar el papel de la mujer en la política, para evitar que se “prostituyan las curules” y alcanzar la equidad de género en los espacios parlamentarios, señaló en ese sentido que es imprescindible evitar ceder su lugar al hombre o asumirse como extensión de los políticos sin tener trayectoria o preparación adecuada para asumir un cargo.

Finalmente, la moderadora del panel, Rita Morales, concluyó que ir construyendo la agenda 2030 para México, implica trabajar de la mano, jóvenes y mujeres a fin de sembrar iniciativas, darles seguimiento e insertar a México en un mundo global.

Al término de la mesa de debates, como parte del compromiso por impulsar el desarrollo, las participantes recibieron una placa conmemorativa por sus aportaciones al Foro Mujeres en Acción, diseño original del artista Mario Carrizola, quien de esta manera se sumó al movimiento de conmemoraciones por el 8-M y subrayó la necesidad de empoderar a las mujeres mexicanas, las cuales son una inspiración para las nuevas generaciones.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!