Una caravana de migrantes LGBT, que viajan con otros de origen hondureña, piden ayuda a la comunidad LGBT mexicana para encontrar un hogar donde no tengan que sufrir las discriminaciones que hunde sus países de origen. La caravana, está formada por más de 2.500 personas, número que no deja de crecer. Estas personas formaron un grupo LGBT, para visibilizar su situación y sobre todo sus necesidades.

Según una investigación realizada por parte de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), nueve emigrantes sobre diez que llegan desde el triángulo de América Central (Guatemala, Honduras, El Salvador) y tienen que dejar sus países por discriminación conectada con su preferencia sexual o identidad de género.

Situaciones peligrosas y violentas, que pueden llevar un riesgo por la vida de estas personas.

La respuesta de México a los migrantes

Según el periódico ‘El Diario’, el ‘Instituto Nacional de Migración de México (INM)’ tuvo que atender a 1.087 migrantes el pasado fin de semana. El mismo instituto declaró que una buena parte de estas personas serán repatriados si la situación lo permitirá.

La contestación del presidente México, Andrés Manuel López Obrador, a esta ola de migrantes, fue ofrecer asistencia médica y estancias en albergues para estas personas y, a parte esto, ofreció 4.000 empleos ubicados en la zona sur del país, una ayuda direccionada hacia a los mexicanos como a los extranjeros.

México está también promocionando dos programas para incrementar el empleo juvenil en Guatemala, Honduras y El Salvador: ‘Sembrando Vida’ y ‘Jóvenes Construyendo el Futuro’, programas que no están bien vistos por parte de los inmigrantes LGBT de la caravana, ya que se estarían realizando para involucrar las personas a no emigrar, cosa imposible para la condición de estas personas

La migrante transexual 'Mavisa'

Mavisa, una mujer transexual, contó a ‘Efe’ de las razones que la llevaron a escapar desde Honduras.

La mujer explicó que, en algunos países, es imposible para las personas LGBT+ vivir. La discriminación vuelve imposible tener una vida serena y segura para este colectivo. El deseo de Mavisa es de llegar hasta Estados Unidos, pasando por México.

Desafortunadamente, la situación en EEUU, para estas personas, no es muy positiva, de hecho, según el Centro Nacional de Justicia para el Inmigrante de EEUU, un caso de abuso sobre cuatro en un centro de inmigrantes, se realiza contra una persona transexual.

La violencia contra los migrantes

Pedro, originario de Guatemala, tuvo que enfrentar una deportación en 2018 cuando un juez lo condenó a volver forzadamente en su país de origen. Pedro declaró a ‘Efe’ que, durante su detención previa a la deportación, fue víctima de abusos sexuales, por parte de los agentes de ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos). Por esta razón, el hombre prefiere vivir en México, donde espera de encontrar el apoyo de la población LGBT local.

José Vázquez, también de Guatemala, contestó a una llamada publicitada en las áreas sociales, el pasado miércoles, para escapar de su país. En Guatemala, las bandas criminales, realizan actos de violencia gratuita hacia a las personas LGBT a diario, como si fuera totalmente normal.

Vázquez declaró a la prensa, que lo único que pide él como muchos otros migrantes, es encontrar una vida más digna y segura, y sobre todo poder trabajar, palabras que dejan entender que las necesidades de estos migrantes, no son distintas de las de cualquier persona: vivir una vida en paz colaborando con la sociedad con la cual convive, creando así un valor añadido para cualquier país que elija de acogerlos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!