La semana pasada varios de los principales ayudantes de Donald Trump fueron el blanco de manifestantes mientras cenaban, específicamente, se le pidió a su portavoz, Sarah Sanders, que abandonara un restaurante en el centro de Virginia por sus opiniones.

¿Cuál fue el blanco criticado por Donald Trump?

Donald Trump tuiteó una nueva crítica del restaurante "The Red Hen", sin especificar dónde estaba, poniendo al resto de los Red Hens directamente en la línea de fuego

Trump ha twitteado críticas de muchas grandes compañías estadounidenses antes, desde Boeing a Ford a Lockheed Martin, rompiendo con la tradición presidencial.

Pero dirigirse a un restaurante de 26 asientos marca un nuevo uso de la plataforma del presidente de EE. UU.

A final de la semana pasada, Sarah Sanders se convirtió en la tercera empleada de Trump en ser privada de una comida en un restaurante. A la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca se le pidió que abandonara el restaurante ubicado en Lexington por la propietaria, Stephanie Wilkinson.

Un antiguo jefe de ética de la Casa Blanca ha señalado que Sanders usó su cuenta de Twitter oficial, @PressSec, para criticar a la "Red Hen" y que esto contravenía el código de ética habitual.

Eso no ha impedido que el propio Donald Trump siga sus quejas con su propio tweet que habla por sí mismo.

El restaurante Red Hen debe centrarse más en la limpieza de sus sucios toldos, puertas y ventanas“, escribió el mandatario en su cuenta Twitter.

Las razones de la expulsión de Sara Sanders

La dueña del restaurante, Wilkinson, dijo que recibió una llamada de uno de sus chefs diciendo que Sanders estaba en el restaurante y que el personal estaba un poco preocupado.

Para Wilkinson Sarah Huckabee Sanders trabaja al servicio de una administración "inhumana y poco ética", que además ella defendió públicamente las políticas más crueles del presidente. Esas serían las razones por las cuales le pidió que abandonara el lugar.

Sarah Sanders acusa al restaurante de Stephanie Wilkinson

Mientras que Sanders nombró la ubicación del restaurante en su red social, un tweet posterior del presidente Trump no lo hizo, solo mencionando el nombre de la cadena, que podría aplicarse a cualquier ubicación, lo que terminó confundiendo a algunos de sus seguidores.

A Sanders se le negó el servicio en el restaurante después de que Trump pronunció un discurso en el que enmarcaba a inmigrantes no autorizados como asesinos, mientras miles de niños estaban separados de sus padres en la frontera. Lo que comenzó en un restaurante de Virginia se convirtió en un debate mucho más amplio sobre cómo los estadounidenses deben manejar las diferencias políticas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más