El presidente Pierre Nkurunziza junto a su equipo de gobernantes demuestran realizar un buen trabajo para su nación y los ciudadanos. Este gobernante ha recibido la simpatía de los votantes para disfrutar de una reforma constitucional agregando un aumento del periodo de gobierno y habilitar de manera más segura su duración en el poder por más de 10 años.

Los burundianos votaron masivamente por las reformas constitucionales que refuerzan los poderes del presidente Pierre Nkurunziza y le permiten la opción de permanecer en el cargo hasta el 2034. Así lo mostraron los resultados oficiales el lunes.

Los votantes

El jefe de la comisión electoral Pierre-Claver Ndayicariye dijo que el 73 porciento de los votantes había votado Sí en un referéndum para cambiar la constitución y el 19 porciento había votado No, con una participación del 96 porciento. El referéndum de la semana pasada en Burundi pidió a los votantes decir sí o no a las enmiendas que extienden el período presidencial de cinco a siete años y permitir a Nkurunziza buscar dos términos más a partir de 2020.

Los grupos de derecha dijeron que la campaña y la votación en sí tuvieron lugar en un clima de miedo e intimidación. El Gobierno, sin embargo, insistió en que el voto sería libre y justo. Los observadores habían esperado ampliamente que las reformas fueran aprobadas, en parte debido al apoyo que Nkurunziza todavía tiene en las áreas rurales, pero también debido a una ofensiva de tres años contra la disidencia.

Nkurunziza, primero elegido por el parlamento en 2005, ganó la reelección y luego una tercera, muy disputada, encuesta en 2015.

Pero su anuncio de que volvería a presentarse ese año a pesar de estar constitucionalmente, limitado a dos términos provocó un intento de golpe y una ofensiva que costó al menos 1,200 vidas y dejó a más de 400,000 sin hogar. Antes de que los resultados del referéndum fueran revelados el lunes, los grupos opositores habían dicho que no reconocerían los resultados de la votación de la semana pasada.

Paz y estabilidad

Los intentos de Nkurunziza de mantenerse en el poder sumieron a su pequeña nación del este de África en una crisis en 2015,cuando los manifestantes que salieron a las calles se encontraron con una brutal represión gubernamental. Siguió un intento de golpe que a su vez vivió abusos generalizados, lo que llevó a la Corte Penal Internacional a iniciar una investigación sobre las atrocidades.

Esto enfureció al gobierno de Burundi, que se convirtió en el primer país en retirarse de la CPI. Al menos 1.200 personas han muerto y 400.000 han sido desplazadas, según el ICC.

Las reformas constitucionales, que incluyen medidas que otorgan más poder a Nkurunziza y su gobernante CNDD-FDD, cambian los límites de los mandatos a siete años, lo que significa que podría comenzar nuevamente desde cero en 2020.

Los críticos dicen que el referéndum ha dado un golpe mortal al acuerdo de paz de Arusha, firmado en 2000.

El acuerdo de Arusha fue un acuerdo que marco el final de la guerra civil de Burundi en los años 1993-2006 pero no solo eso también es importante mencionar que estableció las medidas necesarias para formar un ambiente de paz a todos los ciudadanos y además garantizar que el poder no se concentre únicamente en las manos de la mayoría (hutu) o de la minoría (tutsi), luego de décadas de violencia masiva entre las comunidades de la nación.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más